Aquí puedes compartir tu experiencia en la Calcenada.

Envíanos tus opiniones al correo

Opinión de participantes Calcenada de Primavera 2009

Calcenada de Primavera, 2009. 

Hoy es 17 de mayo y es el día en que nuestros amigos de Calcena han organizado su “calcenada de primavera”. He de decir que hacer esta marcha es algo que me tenía sugestionado desde hace años. La cara oculta del Moncayo, esa gran desconocida, ha ejercido en mí cierta magia y como los años no pasan en balde, me autoanimé para hacerla en 2 009 y ciertamente no me decepcionó. 

Es difícil analizar con objetividad el cómo este pueblo es capaz de hacer siempre bien todo lo que emprende. Uno va a lo suyo, caminando y cuando siente alguna necesidad, lo que sea,  ese deseo se convierte en realidad, cual lámpara de Aladino: los puntos de alimentación, cruces de camino que pueden tener alguna confusión, personas de la organización que te ayudan, que te informan, que te animan. Admirable, yo no he visto nunca nada igual. Y todos son amateur, pero  tienen asumido ese compromiso que los hace únicos en estos eventos: ayudar a sus invitados y serles útiles. 

Cuando escribo esta reseña, mis emociones están aún recientes y sintetizarlas y ordenarlas no será tarea fácil, pero lo voy a intentar. He de decir también que siempre me habían hablado de la “Calcenada de Primavera” como una marcha de extrema exigencia. Es por ello que mi mente tenía asumido ese compromiso y ese riesgo. La Tonda, ese monte mítico y algo escondido durante su ascensión y que se bordea en la Calcenada reina, la de Agosto ejerce esa especie de sugestión. 

Comenzamos nuestro andar hacia las 8’00 de la mañana. El día se presentaba ideal para el senderismo, temperatura suave, ausencia de lluvia y viento. Pantalón corto y en mangas de camisa desde primera hora. Esa brisa te pone en marcha y te da los primeros ánimos. 

Marcha suave al principio, cierto agrupamiento y ya el Collado Somero y 1118 m.  de ascensión suave. Descendemos al barranco Valdeplata, donde cuentan que hubo minas de dicho metal. Es un barranco profundo, erosionado y las minas hemos de dejarlas para mejor ocasión o yo al menos, ni tan siquiera las divisé ni pregunté por su ubicación. Simplemente, no era el día. 

Y comienza la ascensión a la Tonda, el cerro interminable que desde el barranco de Valdelaplata ¿ 800 m? nos ha de llevar hasta los 1 498 m. de altitud. Casi todo el recorrido lo hacemos por un sendero, con tramos empinados y así, llegamos al lugar donde tomamos el desayuno más fuerte de la ruta. Parece que lo más duro del recorrido ya está hecho. Legión de cámaras fotográficas salen de sus mochilas y toman instantáneas magníficas de flores casi alpinas, plantas con tonalidades azules y amarillas que llaman poderosamente nuestra atención. 

Pero esos metros finales de ascensión hacen mella. El último kilómetro de ascensión a la Tonda se hace de dificultad extrema y ¡eso que es por una pista forestal!. Pero sin recodos que mitiguen el esfuerzo, todo hacia arriba, sin ayudas. Las fotos de rigor, asumido  que la mayor dificultad  la hemos superado y comienza un vertiginoso  descenso: la Tonda en su cara Sur tiene todo el aspecto de su mito, debe ser “casi imposible” su ascensión por un pobre dominguero metido a senderista de fin de semana. 

Descendemos, animados ya por lo conseguido y comentamos en libertad cuantas cosas se nos ocurren; algo así debe ser el espíritu del senderista, se rememoran rutas pasadas, sufrimientos y vivencias comunes…. 

Y el transcurrir por esas laderas, antes a buen seguro, llenas de ovejas que en su necesidad extrema aprovechaban  todos los retoños de las plántulas jóvenes y hoy, llenas de arbustos y plantas de todo tipo. Mi amigo Antonio nos da una lección del mejor tomillo para las infusiones tonificantes que resulta ser el que tiene la flor más blanca. 

Y yo diserto sobre la diversidad genética de las plantas del monte porque no tienen más limitaciones que las naturales en sus apareamientos florales y por ello, las que se reproducen por semilla nacen muy distintas, muy variables y sólo las mejores sobreviven en ese medio, en este caso, en las montañas de la villa de Calcena. 

Con éstas y otras reflexiones llegamos a la carretera y allí, en ese punto ya próximo al final de etapa, nuestros amigos nos dan la bienvenida a los redobles desafinados de un tambor y nos invitan a cerveza. Poco importa la calidad acústica, lo significativo es el detalle que trata de insuflar ánimo en nuestro alicaído semblante. 

Ahora nos dicen que hemos de continuar por una senda de la vega, otrora regadío magnífico. Y así llegamos al río Isuela. Sorpresa y frescor. Fotos. Cuesta concebir la magnitud de las plantas de ribera, esto parece la selva amazónica de los documentales televisivos, pero no, es nuestro río. Lo cruzamos y bordeamos, ya no nos separamos de él. 

Uno observa el lecho del río y no deja de sentir cierta pena, parece que ya a nadie le importe. Montones de árboles están caídos en su lecho dificultando el transcurrir de sus bravas aguas, ya no entra el sol en su cauce, apenas hay peces…. 

El suelo de este regadío debió de ser exuberante, ubérrimo. Aquí debió producir muchas patatas, acaso remolacha y todo tipo de verduras y frutos de consumo para los moradores de esta localidad. ¡Qué pena!, hoy nada produce. En todo el recorrido vi únicamente dos fincas sembradas de patatas, ajos, lechuga, seguro que alguna cebolla y nada más. Y ambas de apenas 0’1 Há. O algo así. Todo abandonado y produciendo exuberantes y variadas plantas de ribera: chopos, sargas, sauces, madreselva, nogales, hiedra, zarzas de todo tipo, lo que se quiera, eficaz para los animales silvestres, pero nada aportan para la subsistencia humanas. Y seguro que de no cercar estas parcelas los frutos serán también para los animales silvestres. 

Y ya próximos al pueblo dos imágenes preciosas. La primera es esa ladera llena de bodegas, signo inequívoco de vivencias en sus entrañas y de que aquí también la viña tuvo su espacio y la otra el asomarse de esa magnífica torre mudéjar de la Iglesia, coronada por una cúpula aún dorada y reluciente en el día de hoy. Acaso fue el menguado ánimo lo que me llevó a pensar en voz alta si sería cierto que nos encontráramos en Calcena. O lo que veían nuestros ojos era  Al Andalus, pues esa imagen sería asumible también en ese espacio. 

Nunca vi. en mis marchas un campo tan improductivo. En esta zona nada se produce, ni tan siquiera cultivos subvencionados por la PAC, esas laderas parecen  aptas para almendro y  cerezo y en  regadío, lo que se quiera cultivar, pues aquí no hay limitaciones edafológicas ni de agua. Son otras las limitaciones que tiene estas tierras, casi seguro olvidadas para siempre de sus compromisos productivos, pero con los ánimos de  la Asociación de amigos de Calcena acaso les depare otros fines más filantrópicos y lúdicos. 

Celestino Vega Acedo

Calatayud, Mayo del 2009

 

 

Opinión de participantes IV Calcenada

Vuelta al Moncayo - 2005

He participado por primera vez en esta calcenada (en btt) y os felcicito por la maravillosa organización y por lo bien que nos habéis recibido. Al año que viene si mis fuerzas no me lo impiden volveré, seguro que con más amigos a los que animaré a participar. Seguid en esa línea. Un abrazo de un amigo

Javier Barriendo

Hola a todos, en primer lugar felicitarlos por la organizacion y agradecerles la atencion de todos los puestos de avituallamiento,a mi criterio mejor que la edicion anterior,este año pude terminar el recorrido en bici,aun entre los ultimos pero lo que cuenta es el llegar,un saludo especial a la banda de Ateca, y al grupo de Alcañiz que a estos ultimos los encontraba en cada puesto,el año que viene espero estar nuevamente(no hay dos sin tres)

Luis Gabriel

¡Hola amigos! Tengo que decir que realicé la prueba de BTT sin estar mínimamente preparado, emplee casi nueve horas y media de continuo sufrimiento, sobre todo en el último tramo Litago-Cálcena.
Me sorprendió e infravaloré él recorrido, ya no recordaba lo duro y exigente que puede llegar a ser el ciclismo de montaña, y desde luego la Calcenada aglutina toda esa terrible dureza y me recordó por otra parte, que los años no pasan en balde y que esta prueba requiere de una buena preparación. Yo la compararía con la Quebrantahuesos en versión BTT.
En otro orden de cosas, desearía resaltar la excelente organización y buen hacer de todos los voluntarios que participaron en el evento, sin ellos, nada de todo esto se hubiera hecho realidad.
Bajo mi punto de vista faltó un puesto de meta, en la que alguien hubiera tomado tiempos e incluso hubiera señalado con un micrófono a los que iban llegando. Esto se hace en casi todas pruebas “no competitivas” y motiva mucho al personal. No basta con que cada persona sepa que ha realizado tal y cual tiempo, se debe de oficializar. Muchos esperamos superar nuestras propias marcas, pero también nos gusta saber que tiempos realizaron nuestros compañeros, para comparar, evaluar y mil cosillas más que nos hacen felices. Puestos a pedir, tampoco estarían de más unos cuantos trofeos para el participante de más edad, el más joven, el club con más participantes, etc.
La Calcenada ya es grande, pero entre todos podemos hacer que se convierta y perpetúe en una auténtica prueba del calendario nacional.
Muchas gracias a todos, organizadores, voluntarios y habitantes de esa maravillosa tierra.

Victor Barón

Buenos dias. Ante todo agradeceros lo bien que organizasteis la calcenada de este año y lo bien que nos cuidasteis. Yo disfrute muchisimo haciendo todo ese maravilloso recorrido. Tan solo queria preguntaros si vais a dar, al igual que otros años, los resultados globales de los participantes que comenzaron cada especialidad y el numero de ellos que los terminaron. Para nada me refiero a un orden de entrada ni a tiempos invertidos pues yo no soy nada competitivo y esta es otra de las muchas razones por las que participe en la calcenada. Nada mas, reiteraros las gracias, y enviaros un saludo cordial.

TOÑO

Participe en la IV Calcenada y espero volver todas las que pueda.Por favor mandarme toda la informacion que tengais y vayais haciendo.

GRACIAS

Luis Castuera Novella

Hola amigos,Nos tomamos la libertad de llamaros amigos, xq asi os consideramos nosotros, xq nos ayudasteis en todo momento, nos sentimos apoyados por vosotros, y esos son los verdaderos amigos.Queremos daros las GRACIAS por el trato que recibimos en todo momento, tanto los participantes como los acompañantes.Somos los castelloneros, Alberto y Juventino, nuestras mujeres (madre e hija) os quieren agradecer que nos hayais cuidado tan bien, la verdad es que os habeis portado inmejorablemente con nosotros.Hemos hecho muchas carreras, y en NINGUNA, hemos recibido el trato que nos disteis vosotros, GRACIAS por los avituallamientos, por preocuparos del anorak,.......Solo tenemos una pequeña quejita, hemos hechado en falta el tema de la llegada, cuando llegamos nos falto eso de... algo que demuestre que he terminado la Calcenada, ¿Q tal un diplomita (rellenado a mano, da igual) con el tiempo que hemos empleado en la prueba?Alberto: "Para una vez que quedo el sexto, cachis!!!"Bueno CAMPEONES, SEGUID SIEMPRE ASI, SOIS PERSONALES GENIALES, INMEJORABLES.NUESTRA GRAN SINCERA ENHORABUENA Y MUCHISIMAS MUCHISIMAS GRACIAS!!!

Juventino y Alberto

Simplemente perfecto. Muchisimas gracias a toda la organización, nos veremos el año que viene.

Dani y Rodrigo

Hola amigos ! Sirvan estas lineas para expresaros mi felicitacion a todos los que han hecho posible la realizacion de esta prueba. Las consideraciones que hago a continuacion son en pos de mejorar la prueba cada año , aunque comprendo perfectamente la dificultad que supone organizar una prueba de este tipo con medios limitados. Yo participe en la categoria de los 104 andando , pero debido a unas ampollas en un pie me retire en Litago ( km 65 creo ) donde se suponia que un autobus nos llevaria a calcena . Esto sucedio , pero a las 14:15 , siendo que la mayoria de la gente que nos retiramos en ese punto lo hicimos entre las 7 y las 9 de la mañana , lo cual me parece una espera demasiado larga. Tambien creo que el sistema de las mochilas que se llevan a determinados puntos esta muy bien pensado , pero creo que con un par de puntos en todo el recorrido la organizacion se evitaria quebraderos de cabeza . Tambien falta a mi entender algun cartel de meta en la llegada! , ya que la gente llegaba un poco perdida.Tambien la gente que iba a caballo deberia llevar algun tipo de reflectante porque habia veces por la noche que aparecian de la nada a nuestro lado. Todo esto repito , con animo de mejorar esta prueba. Por lo demas los avituallamientos y toda la gente que se preocupo por nosotros durante el recorrido perfecto. Un abrazo y hasta el año que viene.

Jesús

El motivo del mail es evidente, felicitaros por la perfecta organización de este año, sin otro particular un saludo y gracias

Alberto Teresa Ordovás

¡Hola amigos!
Quería daros mi más sincera enhorabuena por la organización de la prueba. He estado en muchas, muchas pruebas y carreras de todo tipo, y jamás había recibido un trato tan bueno, ni visto una prueba tan bien organizada como esta. Por todo ello, ENHORABUENA!!!, y a seguir así.
Nos veremos el año que viene, seguro.

Alberto

 

Simplemente felicitaros y daros las gracias por una impecable organización. El recorrido es precioso. Mucha suerte para ediciones próximas. Espero volver. El único \"pero\" es el escaso ambiente en la meta... Felicidades!!!

JOSE ANGEL

 

HOLA A TODOS: Fui el dorsal 398 en la IV edición de la Calcenada. Realicé el recorrido previsto para el que me inscribí, Litago-Calcena y tras esta IV edición, me permito enviaros alguna sugerencia, no sin antes daros MILLONES DE GRACIAS A TODOS por la entrañable colaboración que prestáis a los participantes. Sois maravillosos todos los voluntarios y sin vosotros sería imposible el esfuerzo de realizar la Calcenada.
Voy al tema: observé que la llegada a Litago el sábado día 6 desde Zaragoza, en autobús, para los que únicamente hacíamos ese tramo, resultaba muy complicada: bus Zaragoza-Calcena y luego, bus Calcena-Litago. Todo esto supuso comenzar la caminata a las 10,30 de la mañana, habiéndonos levantado antes de las 4 de la mañana... (y, en mi caso, pero esto no era ningún imprevisto, con la paradoja de haber salido de La Joyosa, donde resido, es decir, que me hice un gran tour turístico, en vez de haber ido directamente con mi coche a Litago... pero bueno, eso fue decisión mía).
Mi propuesta es, para próximos años, que el bus de Zaragoza, que sale a las 5 de la mañana de La Chimenea, NO VAYA A CALCENA, SINO DIRECTAMENTE A LITAGO, donde podría entregársenos el dorsal y dársenos de desayunar. ¿Qué os parece la idea...?. Es que, no comprendo qué sentido tiene recibir al personal en Calcena y luego, por esas carreteras mareantes (es la realidad del Moncayo y no vamos a tapizarlo de autovías, desde luego), seguir viaje a Litago.
Luego, ya en Calcena (tras la Calcenada), ¿qué tal \"embarcar\" al personal cuanto antes a Zaragoza, aun sacrificando la sabrosa paella...?. Yo, sigo pensando que quienes están con ampollas, cansancio, pocas ganas de orquesta y bailoteo... lo que necesitan desesperadamente es llegar a casa, a su ducha, a su reposo.
Gracias de nuevo por vuestra desinteresada colaboración. Espero que entendáis este mensaje como una aportación.
Enhorabuena por esta IV edición y ánimo para la siguiente (y que tengáis el apoyo que necesitáis, pues esto ya se ve que va galopantemente en aumento de participantes y, por tanto, de dificultades).
Muy cordialmente,

Victoria Trigo

 

Muchas Gracias y Felicitaciones a las personas que habéis hecho posible la realización de esta prueba, por vuestra acogida, por vuestro apoyo, por vuestra entrega, por renunciar a vuestra comodidad para atendernos, por vuestro esfuerzo.
Nosotros éramos tres  que nos desplazábamos desde Guadalajara, cuando llegamos ya teníamos cama reservada, un detallazo! pues íbamos preparados para dormir en la carpa. La distancia entre avituallamientos muy bien, y sobre todo destacar la atención y el trato de todos los voluntarios que nos encontramos en los avituallamientos. Y a los que en el camino nos pasaban con la furgoneta y nos preguntaban cómo estábamos ofreciéndonos su ayuda. Por supuesto mencionar el avituallamiento de Talamantes, de excepción.
A nosotros nos sucedió que queríamos hacer sólo los últimos 20km , y nos subimos al primer autobús que vimos a primera hora de la mañana en Calcena, nos os quiero contar cuál fue nuestra sorpresa cuando nos enteramos al llegar a Litago que el autobús terminaba ahí su ruta. Así, que tuvimos que caminar 40 km en vez de 20.
Tal vez deberíamos habernos cerciorado bien hacia dónde iba ese autobús, pero por no ser demasiado preguntones..... nos subimos a él.
Les haría una sugerencia con el ánimo de mejorar un aspecto, que es el de la llegada, cuando entras en meta, a quién hay que decirle que has llegado? tuve que preguntarlo y tal vez si pusieran el arco de meta al principio de la cuesta que accede a la piscina sería suficiente, para que alguien tomase nota de los dorsales que llegan y saber que has concluido.
Muchas gracias, y al año que viene a ver si podemos compartir con todos vosotros esta prueba y volver a pasear por ese marco incomparable como es el Moncayo. Gracias , otra vez. Un saludo.

Pilar


SOBRESALIENTE, SOLO FALTA HACER UN CONTRATO CON EL HOMBRE DEL TIEMPO PARA QUE ESTE NUBLADO POR LO MENOS EN LA TONDA

JOSE MIGUEL BELLIDO

 

Paso de La Calcenada por la Comarca de Tarazona y El Moncayo

Este año 2005 el día 6 de Agosto, atraído por la divulgación de La Calcenada me levante con ánimo de presenciar el paso de este evento por la Comarca del Moncayo y me desplace hasta Agramante (Moncayo) en el término de Tarazona.

Los participantes de a pie hacia horas que habían pasado, los jinetes acababan de hacerlo y por ello me tuve que contentar con ver el paso de los numerosos ciclistas que de forma escalonada iban pasando.

Observe que la ruta estaba muy bien señalizada y protegida por ayuda de personal de Protección Civil lo cual me alegro, al ver que la organización se había movido para el perfecto funcionamiento de la prueba.

Seguidamente me traslade a las vecinas localidades de Lituenigo y Litago para seguir viendo pasar a los cansados ciclistas, que se refrescaban en los puntos de avituallamiento.

En Litago había unos autobuses y furgonetas que se encargaban de recoger a los que agotados abandonaban la competición.

Sé que la participación fue numerosa y también que el pueblo de Calcena se quedo pequeño con la masiva participación de esta prueba de resistencia deportiva.

Pero también he podido comprobar que al día siguiente por mi visita al pueblo que estaba vació, lo que demuestra que el trabajo tan laborioso dura solamente 48 horas.

Es una pena que esta actividad no coincida por ejemplo con las vaquillas, algo más atrayente para el forastero, y que le obligue a pernoctar algún día en el pueblo, téngase en cuenta que aunque hay pocos servicios que ofrecer, si en el pueblo  el Albergue estuviera mas acondicionado daría más vida al pueblo, sobre todo en los días de las fiestas y porque no, todo el mes de Agosto en que mucho personal esta de vacaciones.

Aquí, la Asociación de Amigos y el Ayuntamiento podían realizar sobre la Comarca alguna presión para conseguir alguna ayuda, que mejorara, sus condiciones, esto es formando una piña, y pasarse la pelota unos a otros como, paso el Día de la mujer que se celebro en Calcena, y si  no es así para que nos sirven estos organismos.

Con esta prueba habéis demostrado que se puede llegar a las Instituciones y conseguir ofrecer un atractivo a las Comarcas pero, tener en cuenta que vuestra situación geográfica esta más cerca de las limítrofes que de la vuestra.

En la Comarca de Tarazona y el Moncayo los pueblos están más favorecidos que Tarazona (Ciudad)  ya que aquí las actividades y subvenciones  son siempre Comárcales a las que tienen derecho todos los pueblos de la Comarca.

A su vez los pueblos cada uno pide para si mismo y da gusto visitarlos porque cada Ayuntamiento se preocupa de conseguir mejoras individuales para su pueblo y se da la paradoja de que en Grisel con menos vecinos que Calcena se ha construido la única    Piscina cubierta que existe en la Comarca del Moncayo, un sueño que todos tenemos en Tarazona, y que tardaremos mucho tiempo en conseguir..

De todas maneras recibir mi enhorabuena por vuestra  organización para todos los que, de dentro y fuera del pueblo  contribuyen, para hacer sonar una vez más el nombre de nuestra querida población Calcena.

José Mª Tejero

 

Gracias por todo el cariño y el trabajo que os habéis dado en el apoyo a los participantes. La organización y los voluntarios han estado, de verdad, magníficos.
El único \"pero\" está en que no publiquéis los tiempos que hemos hecho cada uno, y eso no le quita que la prueba no sea competitiva. Entiendo que cualquiera no hace 104 km y los acaba sin ser un caminante al menos aceptable, además el recorrido es duro y selectivo de por sí.
Pero bueno, el correo es de agradecimiento sincero y sino pasa nada, ahí estaré como un clavo el año que viene.
saludos

Pepe Luque

 

 

 

Opinión de participantes III Calcenada

Vuelta al Moncayo - 2004

 

 

III Calcenada

El sábado 7 de Agosto, dos intrépidos de btttarragona, Isaias Galende y Pep Cabestany fuimos a la Calcenada. La Calcenada es una prueba de BTT no competitiva que bajo el lema “dale la vuelta al Moncayo” se realiza por las provincias de Zaragoza y Soria. Esta prueba consta de 104 Km. Y un desnivel acumulado de 2757 metros.

            La prueba comenzó a las 8 horas y 20 (minutos de retraso) en la población de Calcena que es un pequeño pueblo (unos 200 habitantes) que, literalmente, se vuelca en organizar esta prueba. Los esfuerzos de esta población solo se pueden comparar con Argentera (en su carrera de BTT x 200 participantes) o a la Espluga en la carrera atlética x 900 participantes, aunque ellos lo combinan con diversas caminadas de resistencia (según kilometraje), o a caballo y la prueba de BTT. Ciclistas éramos unos 250 y el resto hasta unos 500 a pie o a caballo. Hay que tener en cuenta que los caminadores habían salido el día anterior a las 7 de la tarde, por lo tanto la organización estuvo unas 30 horas interrumpidas pendientes que a ningún participante le faltara nada. Suerte de eso, ya que la prueba ciclista ( que es de la que podemos opinar en primera persona) fue muy exigente. Muchísimo diría yo, ya que de salida teníamos un puerto de unos 600 metros de desnivel que después de un descenso volvía a subir hasta la cota de 1500 para volver a bajar hasta los 700 antes de traspasar otra vez los 1400 ( en medio unos cuantos toboganes). Comimos en Litago para iniciar la parte final, entre el Km 72 y 96 tenia unas rampas impresionantes, que sumadas al esfuerzo ya realizado eran un mal sueño. Suerte de los avituallamientos (unos doce en total) donde no faltaba agua y frutas y muchas veces bebidas isotónicas. La ruta transcurrió  por pistas en muy buen estado y en total dedicamos casi 9 horas para hacerla, aunque solo 7 horas y 30 minutos de pedaleo efectivo. También hay que destacar la adecuada preparación que teníamos así como una fuerte mentalización, que fue decisiva. La climatología fue benévola, aunque con una cierta calor, no resultó excesiva y nos permitió disfrutar de la diversidad de paisajes que tiene esta ruta circular alrededor de la sierra del Moncayo. Todo junto nos ayudó a disfrutar esta ruta, que solo se puede recomendar si se está muy bien preparado y motivado. Entonces la experiencia es única y el Moncayo será, para nosotros, una montaña mágica.

www.btttarragona.com

 

 

III Calcenada - 07-08-2004

Después de tres meses de pensar en hacer esta prueba popular de mas de 100 km por pistas alrededor del Moncayo, tras horas de revisar los mapas y las altimetrías, tras un sábado recorriendo los primeros 40 km y tras unos 400 km de entrenamiento pensando en esta prueba, pues mañana es el gran día. Preparativos; quedar con Diego y Sergio poco después de las 6 en Malanquilla para acercarnos hasta Calcena, colocar todo lo necesario en dos mochilas y poner a punto finalmente la bici y el coco. El reto es acabar, pues no mas allá de 60 son los km que suelo hacer y habitualmente en solitario. Ya solo queda dormir y madrugar.

Poco después de las 7 llegamos a Calcena. Ambientazo betetero: todo son bicis por la carretera que discurre a lo largo de esta animosa población que está en fiestas. En las piscinas nos dan los dorsales, 397, 398, 399 y un suculento desayuno. Sin prisas todo el mundo se va colocando en un pelotón multicolor. Sobre las 9, nos saludan unos gotarrones frios a la vez que un cohete es la señal de salida. Los primeros 6 km hasta Purujosa discurren por carretera que asciende ligeramente. Los primeros parecen tener prisa por enfrentarse a la primera subida al Collado del Tablado. Nosotros vamos calentando hasta llegar al desvío a la pista de tierra. Algunos van pedaleando con una alegría que nos parece desmesurada y en las primeras rampas avanzan con rapidez. El día será largo. Cuando las rampas se hacen duras de verdad empiezan los primeros resuellos, algunos que ya pinchan, otros que echan el pie al suelo y tienen que andar. El collado se hace esperar pero por fin llegamos. Mis dos compas ya me han sacado un km que recupero en el primer avituallamiento: 5 minutos de beber, estirar, comer algo, una foto y vamonos. Ahora es una larga bajada hasta Borobia, con zonas de regueras, barranqueras y las primeras caídas, sin consecuencias, y reventones. Ya no hay un pelotón sino una alargada fila colorista a lo largo de la ruta. Borobia queda atrás sin parar, tomando dirección hacia Cueva de Agreda.

Tras una zona sin dificultad, se llega a un llano con laberínticos cruces agrícolas, bien resueltos por la organización con unas señales inequívocas. En Cueva nuevo avituallamiento: agua, barritas, refrescar con la fuente y hacia el Collado del Canto Hincado, la cota más alta de la ruta: alrededor de 1500 m que se realizan en dos duras aunque no muy prolongadas rampas. Otra pequeña parada para beber comer fruta y de nuevo en la bici en descenso largo y continuado, con nuevas caidas y reventones. Poco antes de tomar una zona de asfalto, estoy a punto de besar un pino: dos pedruscos en una rodada me hacen botar, rebotar, rebrincar y… con suerte volver a la rodada. Detrás de mi una exclamación de huy, huy huy… Dentro de mí un golpe de adrenalina y luego relajamiento tras salvar la caída. En ese momento, Diego y Sergio, que bajan como motos se pierden carretera adelante. Bajo a 60 km/h, sin nadie por delante ni por detrás, y no los veo. Entro en San Martín: limite a 40. Me van a multar por exceso de velocidad. Continuo por el pueblo, salgo a una ancha carretera y empiezo a descender ahora completamente solo, hasta que pasan 4 ó 5 km sin ninguna señal. Me paro y ante la duda inicio la vuelta. Me encuentro con otro despistado que baja también en solitario. Tras llegar a San Martin me recuentro con los dos colegas tan panchos en el avituallamiento. Como habían preguntado a algunos y nadie había visto ninguna caída ni reventón, pues pensaron que me había quedado cogiendo flores por el camino, pero no sólo estaba haciendo 10 km más de paseo. Ahora hasta la comida en Litago nos quedan unos 10 km que un repetidor de la prueba nos dice que son de toboganes rompepiernas y que el pasado año dejó a muchos en la cuneta. Tenía razón hay que tomarselos con paciencia o si no se atragantan.

Por fin comida y descanso, tras más de 60 km. Pasta con trozos de fruta, bebida, embutido, y fruta. Mientras un buen montón que van echando las bicis al camión escoba. Se volverán en bus a Calcena. Nosotros nos encontramos bastante bien. Tras reposar un ratito que se hace corto, decidimos reemprender la marcha y pasa factura la comida durante los primeros km y las primeras rampas. Poco a poco te vas resignando a meter el plato pequeño en rampas que normalmente no lo necesitas y con sube y bajas continuos, cambios de dirección y el paso cerca de Añón nos dirigimos a Talamantes. Una fuerte subida poco antes de llegar nos obliga a andar casi un km con la bici a Diego y a mí. Sergio no se baja de la bici, está muy fuerte. Por fin llegamos a Talamantes. Allí nos encontramos con Antonio que lleva 20 km andando. Nos surgen algunas dudas: Diego ha sentido un poco de pájara y además nos avisan que hasta el Collado de la Tonda quedan todavía unos km de fuerte subida. Finalmente nos decidimos a seguir y efectivamente la subida es durilla pero con paciencia llegamos al collado y al avituallamiento. Ahora es todo una fuerte bajada, en la que sufrí el único pinchazo que tuvimos en toda la jornada, hasta llegar a la carretera, en donde han colocado un chiringuito con cerveza de barril. Estos de la organización están en todo. En este último tramo vamos adelantando a los andarines mas rezagados y ya vamos siendo pocos los de la bici. Por fin, cinco km mas de carretera y llegamos a Calcena, tras casi ocho horas y media encima de la bici, una hora más de paradas y más de 100 km. Luego ducha fría, relax en la hierba de la piscina, andarines y bicicleteros que todavía llegan a la meta, música de charanga, cervecita, ensalada, paella multitudinaria para el pueblo y participantes… Finalmente no nos encontramos ni con Antonio, Miguel, ni Luis Garchi.



BUENO UN DÍA ESTUPENDO PASADO EN MUY BUENA COMPAÑÍA Y CON MUY BUENAS SENSACIONES. REALIZADA EN GRUPO ES RECOMENDABLE PARA REPETIR.

Carlos A. - 10 de Agosto de 2004

www.cmayud.com CLUB DE MONTAÑA DE CALATAYUD

 

 

Carta enviada a Felix Marco (Alcalde de Calcena)

Respetado Sr. Alcalde:

            El pasado fin de semana tuve la suerte de participar en la III Calcenada en la prueba de 104 kilómetros que por cierto acabé con éxito.  Soy Teniente Coronel del Ejercito y estoy destinado en la Academia de Zaragoza y mi gran afición es el deporte, especialmente la montaña y el senderismo.  Debido a esto y a mis muchos años de experiencia he tenido ocasión de participar y de organizar muchos eventos parecidos a la Calcenada y por eso sé la dificultad que encierra acometer algo tan complejo y que moviliza a tanta gente.  Por eso me he quedado gratamente sorprendido de ver la valentía de ese grupo de personas que afrontan el riesgo de organizar algo tan complicado y que son capaces de movilizar a todo un pueblo y a toda una comarca.  También me agradó mucho ver la amabilidad, simpatía y ganas de agradar y de apoyar a los participantes por parte de todo el personal de apoyo.

            Por todo ello, y de la misma manera que los ciudadanos nos quejamos de la Administración cuando algo no nos gusta, he creído de justicia hacerle llegar mi mas sincera felicitación por contar en su pueblo con gente tan dinámica y con tantas iniciativas, capaces de hacer tan bien cosas tan difíciles.  De seguir así, seguro que muy pronto Calcena y el Moncayo tendrán nombre propio en estos ambientes deportivos.  Por todo ello, muchas gracias y enhorabuena.

            Respetuosamente

Carmelo Escribano Aznar

 

 

Hola a todos,

Ya han pasado los días inmediatos después de la carrera y todos estamos más tranquilos, así que ahora podemos aprovechar para daros las gracias por el buen trato y todas las atenciones recibidas. La carrera es una paliza, pero el ambiente recompensa con creces. esperamos volver el año que viene, aunque igual prescindimos de la bici y hacemos los últimos 40 km andando.

Gracias por todo y ¡enhorabuena!


Julio Melero y Karin Dunin

 

 

Carta enviada a Heraldo de Aragón (13 de agosto de 2004)

Agradecimientos tras la Calcenada

    Participé en la III Calcenada y con el eco de las agujetas de los ciento cuatro kilómetros del recorrido, quiero dar las gracias a cuantos contribuyeron a la organización y al desarrollo de esta marcha.

         Las constantes muestras de simpatía y atención que los voluntarios mostraron en todos los avituallamientos, el ánimo que transmitían, el espíritu de servicio con que repetidamente nos preguntaban si nos encontrábamos bien, si necesitábamos algo, merecen un reconocimiento. Personalmente, me sentí inmejorablemente respaldada y a la satisfacción de haber cubierto el bello itinerario de la Calcenada, se une la de haber conocido a éstas personas. Sin su trabajo desinteresado -trabajo que comenzó meses antes con reuniones para planificar horarios, administrar lo económico, repartir tareas...-, una actividad de tan largo trazado y con veinticuatro horas -o más- de duración, no, hubiera sido posible. Marcar el itinerario, tener a punto mochilas, agua y alimento pa­ra casi quinientos participantes, recoger basuras y atender las incidencias que surgieran, no es tarea fácil. Si a este esfuerzo añadimos la cordialidad con que en todo momento fuimos atendidos, el resultado es excelente. Felicitaciones sinceras ál pueblo de Calcena y a todos los núcleos de tierras aragonesas y castellanas que se sienten unidos apoyando ese abrazo al Moncayo que a pie, en bicicleta o a caballo, es la Calcenada y que gracias al calor de sus gentes y sus voluntarios es una realidad muy superior a un simple evento deportivo.

Mª Victoria Trigo

Zaragoza

 

 

Recibido por correo electrónico (15/09/04)

Nunca he sido una persona deportista, sí soy activo pero no deportista. En una comida con unos amigos me hablaron que salían a andar y que en Ronda había una prueba que se hacen 101km andando, me planteé hacerla como un reto, simplemente terminarla en menos de las 24 horas que se tiene de límite.

En la preparación me dediqué a andar, al principio fueron 10 km, luego 20 …  y me fui acostumbrando, terminé la prueba de Ronda sin problemas andando 21 horas. En esta actividad se conoce a gente y sitios, empecé a hacer lo que se conoce como travesías o senderismo junto a amigos en distintos sitios de Andalucía, travesías que organizaban asociaciones deportivas de distintas zonas, 40-60Km andando que se convierten en un turismo peculiar bastante aconsejable.

Pero este verano a través de Internet uno de los nuestros localizó una prueba que consistía en darle la vuelta al Moncayo, LA CALCENADA, 104 Km. La localidad que lo organiza es Calcena un pueblo aragonés situado en la cara sur del Moncayo, entre Calatayud y la provincia de Soria, es la zona menos conocida del Parque Natural del Moncayo pero con una riqueza paisajística impresionante. La prueba pasa por varios pueblos unos de la provincia de Soria y otros de Zaragoza.

Esta prueba para nosotros a sido algo más que una experiencia deportiva ya que un pueblo que en invierno tenga unos 10 habitantes y que organice una prueba para 500 personas es digno de admiración. Además el hecho que de Algeciras fuéramos 7 participantes con nuestras respectivas familias hizo que los habitantes se halagaran por nuestra presencia y el trato fuera todavía mejor.

Esta zona de Aragón es muy poco conocida y la organización de este tipo de pruebas va buscando la difusión de otro tipo de turismo. Desgraciadamente hay muchas zonas de España desconocidas para la mayoría de los que la habitamos y con la Calcenada consiguen que gente como nosotros pase unos días maravillosos de una manera distinta a lo que se está acostumbrado.

Javier Hernández Sansalvador

                            www.travesiasderesistencia.tk

 

Envíanos tus opiniones al correo

 

www.calcenada.com