Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 10

página 8

1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12

 

LA AVIONETA DEL MONCAYO:

¿UN OBJETO VOLANTE NO IDENTIFICADO?

 

 

Con la llegada del verano vuelven las tormentas y también vuelve a ponerse de moda, en la zona del Moncayo, un misterioso personaje, y para algunos casi una pesadilla: se trata de la "avioneta".

He tenido oportunidad en un par de ocasiones de ver como trabaja este misterioso aparato. Según las gentes, es un sistema antigranizo que funciona en el Moncayo y zonas limítrofes, siendo más fácil oirla que verla debido a la gran altura que lleva y a encontrarse siempre entre los grandes nubarrones que se forman en la cordillera. También podría tratarse de un aficionado a los vuelos entre truenos y relámpagos que cuando ve las grandes nubes sale a pasear y relajarse con su aeroplano. La opinión general, y parece la más lógica, es que este aeroplano suelta algún tipo de producto, calentando el aire frío que hay en las capas altas y que es imprescindible para la formación de esas grandes nubes que llegan a formar las tormentas.

La sequía y las quemas afectan también a nuestra zona del Moncayo, como a toda España. No llueve en invierno y las tormentas las deshacemos, salvo alguna de ellas, que como si estuviera inmunizada a esos sistemas, suelta sus iras de manera que, o cae una inmensa cantidad de agua, casi siempre inaprovechable, o caen granizos como huevos, o a lo peor son tormentas secas que no echan nada más que rayos y a la mínima provocan un incendio.

 

¿Que ocurrirá el día que eso gigantes blancos descargen sus iras sobre el pequeño aparato volador y lo hagan desaparecer?. ¿Quién lo echara en falta?.

 

Parece estar claro que no despega, ni aterriza en ningún sitio; que nadie sabe quién lo pilota y en las esferas del Gobierno nadie sabe nada. Sistemas antigranizo en la ribera del Ebro riojano, navarro y aragonés existen desde los años 70, y está claro que los que más ganan son los seguros. Entre todos están colaborando a que este Moncayo y sus inmediaciones sea cada vez más seco y más desolado.

 

 

Vicente Lapuente. Borja. 1995.

   

página anterior                                                                                      página siguiente