Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 11

página 10

1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12

 

Mas cesado el traqueteo

que le dió su bullarengue,

hecho polvo y con estrés,

y siendo ya anochecido,

decidió tomar la senda,

por sentirse adormecido,

y arrastras cual anaconda

se refugia en la CUEVA HONDA,

donde moraban los tres.

 

Los habitantes del poblado

de la hoy Calcena ya Villa,

no osaban ni asomar

de la puerta la rodilla,

pues tal miedo ha originado

esta familia feroz

que han decidido llamar

a una bruja de TRASMOZ.

 

La tal bruja era famosa

por los hechizos que hacía

con el fin de eliminar

de manera silenciosa

a los malvados que había.

 

Llegada, pues, la hechicera

y enterada del suceso,

sin hacer ningún receso,

da comienzo su breguera.

 

Se larga presta al paraje

en que moran los malvados

a preparar tal brebaje

que los deje eliminados.

 

En el barranco, a su entrada,

dió con agua primorosa

que por un ojo manaba

de una rocas de la PLANA,

hoy llamada ESCOBOSA

por una escoba que se hizo

esta bruja trasmozana.

 

Y sin pensárselo más,

a esta fuente candorosa

dijo: "yo te bautizo

como la fuente OJOSA".

Y así llega a los demás.

 

Prepara así el bebedizo

con agua en tres frasquitos,

cinco sesos de mosquito,

la uñas de un sapo manco,

trece púas de erizo,

siete orejas de rana

y, por que le da la gana,

los cuernos de un caracol

que atrapó comiendo col.

Con tan fuertes preparados,

en menos de un santiamén,

llevará a los tres malvados

al requiem cantin pacem, amén.

 

La primera en levantarse

es la Ogra PANADERA

para meter la calienta

al horno allá en la cueva.

La mezcla ha de frotar

 

 

dentro de la amasadera

y dejar reposar

a la masa que fermenta

para así poder formar

una torta suculenta

y polvorones con menta.

 

Acercóse, pues, la Maga

a ofrecerle su bebida

y le espetó de esta suerte:

"Anda, bebe, que esto es vida.

Verás como ello te halaga

y hasta te pondrás más fuerte

y más agil que una gata".

Tómolo pues la azacana

y en menos que croa una rana,

la ogra estiró la pata.

y así dijo la hechicera:

"Ésta ya ha quedado fuera".

 

Se fue en busca del muchacho,

ya no chico, sino macho,

que siempre estaba oteando

en unas peñas sentado

por ver si trincar podía

algún chico que jugando,

ya fuese de noche o día,

se salía del poblado.

 

Y aunque hoy os importe un nabo

porque al mirar a estas rocas

no véis al Ogro sentado,

debéis respetar las bocas

que desde antaño han llamado

a las mismas,PEÑAS DEL CABO.

 

Acercóse al grandullón

y le ofreció su brebaje

que invisible le haría

y a los chicos trincaría

sin costarle un mogollón.

 

Cojiólo el Ogro mastuerzo

y tomó la potajina

que para mayor refuerzo

llevaba nitroglicerina.

 

Dióle luego un pitillo

que lo tomó sin precaución,

por ser más grande que pillo,

y al ofrecerle la yesca

¡Mira que esta bruja es fresca!

se originó tal explosión

que los buitres de las PEÑAS

no lograban entender

y les entró tal tiritón

que tras huye que te vuela

se fueron a la COVACHUELA.

Y hasta hoy por tradición

o por si les den más leña,

les cuesta a muchos volver.

 

Al cuerpo del Ogro vil,

aunque ya petrificado,

lo encontrareis esparcido

y partido en trozos mil

por todo el desfiladero.

 

En la HUMBRIA DEL SOTO

su cara está esculpida

en una roca salida

y tomada ya en foto.

 

De cintura para abajo,

haciendo de contrafuerte

a la pared de una risca,

se quedó haciendo un puente

llamado EL PUENTE LOS LOBOS,

pues cuando hacía cillisca,

se cobijaban debajo.

 

A los dos cataplincillos

los veréis localizados

ya que sóis avispadillos

y os presumo avezados,

sólo os daré una pista

de una forma muy sutíl:

Uno amenaza caer,

por lluvias y vientos forzados,

a la PEÑA DEL BADIL;

el otro está coronando

 

     

página anterior                                                                  continúa en la página siguiente