Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 14

página 10

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

Con el paso de los años

las casas se hundían solas

como si hubiera pasado

un tifón desolador

o una guerra destructora

Los habitantes del pueblo

con que Calcena contaba

la población que tenía

entre los años cuarenta

al millar se aproximaba.

 

 

 

Ramón Horno Giraldos

 

*************RAICES*************

      Quiero con estas líneas saldar una deuda que adquirí con mi padre en la última visita que hicimos juntos a Calcena. Aquella fue una ocasión singular y especialmente emocionante para mí por diferentes razones; en primer lugar por haber transcurrido mucho tiempo desde la ultima vez que lo visité y en segundo lugar porque era la primera vez que mi mujer y mis hijos pisaban las calles del hermoso pueblo de mi padre, parte importante de la raíces de mi propia existencia.

      Me gusta recordar con agrado, cómo mi padre acompañado de mi madre, la cual adora Calcena más que a su propio pueblo, nos enseñaba sin disimular su orgullo, las empinadas calles de su pueblo, tan empinadas como pintorescas, donde transcurrió su infancia y juventud, donde trabajó y se divirtió y donde en definitiva se hizo un hombre.

      Mención aparte merece expresar el recorrido tanto por el interior, como por el exterior de la Iglesia Parroquial y las vistas que desde allí se divisan del paradisíaco entorno paisajístico del pueblo.

      Con el orgullo cada vez más acrecentado, conforme íbamos recorriendo todos los rincones de Calcena nos hablaba de cómo muchas de sus gentes que hace años se habían marchado, estaban comprando y rehabilitando casas para regresar cada vez con más frecuencia a sus orígenes y para pasar muy buenos ratos en compañía de sus paisanos.

      Con un recorrido final por el flamante albergue (antiguo cuartel de la Guardia Civil) recientemente terminado, en el que estuvimos acompañados por el Sr. Alcalde quien con gran amabilidad nos enseñó todas sus dependencias, finalizó nuestra breve estancia en el pueblo.

      Sólo me queda añadir que desde aquella visita, si cabe me siento aún más aragonés y más orgulloso de serlo, pues de las calles de Calcena, de sus viejas piedras y de sus gentes, emana la más pura esencia del sentir de Aragón, ese pueblo viejo, recio, bravo y noble, a quien constantemente tengo en el pensamiento a pesar de vivir lejos de él y a quien considero no se está tratando como realmente se merece en el concierto de España, ya que conviene no olvidar que fue parte importante e imprescindible en su unidad y que ahora que está tan de moda hablar de las comunidades históricas, pocas lo son tanto como la nuestra.

      Quiero terminar mandando un abrazo a todos mis paisanos, animándoles para que desde Calcena y desde todos los puntos de Aragón se reivindique el status que a los aragoneses nos corresponde.

                                                                                                            Javier Pérez Castillo

 

 

¡BUENAS NOTICIAS!

      El Reportero Tribulete, encargado de asuntos municipales, ha podido enterarse que hay concedida una subvención de ocho millones para comenzar a hacer las piscinas/zona deportiva. Aunque sería intención del Ayuntamiento que para el verano ya estuviera hecha la piscina, parece que hay trabas administrativas en la DPZ que pueden retrasar las obras.

      También se ha enterado de que hay dinero para comenzar a arreglar el camino del barrio alto. ¡Por fin!.

Del Cortijo informaremos en próximas ediciones.

   

página anterior                                                                                         página siguiente