Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 14

página 16

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

Las cálizas del Somontano Sur son estériles para el cultivo. Antiguamente fueron bosques de encinares y robledales que alimentaron una ganadería porcina y ovina. En la actualidad es el dominio del arbusto y de unos pastos pobres. Las areniscas triásicas de los montes de Tabuenca dan, por descomposición, tierras buenas para la vid. La vida de los pueblos se centra en las pequeñas cosechas de los cultivos hortícolas.

La actividad de los hombres hace el elemento fundamental en la transformación del paisaje. Esto hace que haga un poco de historia de como se ocupó esta zona y como el ser huma­no se asentó y construyó así sus poblados. Aunque no existen datos suficientes para saber los orígenes de aquellos primeros hombres que ocuparon esta zona y sabiendo que «Calcena posee en su término dos yacimientos prehistóricos: una cueva sepulcral, la Cueva Honda (publicada por Vallespí en 1957-1958), y una cueva de habitación, la Cueva Hermosa. La primera contenía materiales de época neolítica (una cerámica con asa de túnel y fondo cónico) y eneolítica (restos humanos acompañados de cerámica campaniforme). La Cueva Hermosa, cercana a la Cueva Honda, entregó en una prospección inicial un triángulo de retoque en doble bisel asociado a cerámicas lisas. No han aparecido por el momento restos humanos, y puede adscribirse a la época neolítica. » (Gran Enciclopedia Aragonesa, Tomo III, Pág. 583).

Calcena pudo también tener sus orígenes romanos, pues algunas teorías indican que el nombre de Calcena viene del antropónimo latino CALCIUS, más el sufijo prerromano -ENA, que significa «lugar perteneciente a».

Y como he indicado antes, a falta de datos concretos, partiré desde la ocupación de los cristianos durante la Reconquista; aunque ya los romanos habían ocupado toda la 

región de Borja (Borsao) y Tarazona (Turiaso). Por estas ciudades pasaban dos vías romanas de penetración a la meseta soriana que partían de Gallur y otra de Tudela hasta encontrarse en Tarazona y penetrar en la meseta soriana.

En el Somontano están las ruinas de la ciudad celtibérica de Oruña, junto a Vera de Moncayo, con las señales de su destrucción durante los años de las guerras celtibéricas y su posterior reedificación por los romanos. Sobre la organización ibérico-romana se sobrepone la 

estratégicos importantes, los espacios vacíos de los secanos y la montaña. La población rural, tanto los hombres libres como los siervos, permaneció casi integramente.

La riqueza principal era la renta de las tierras y, si echaban a los moros, era muy difícil llenar sus huecos rápidamente por los cristianos, que eran pocos y además carecían de experiencia en el cultivo de regadío. En los pueblos de Purujosa, Calcena, Trasobares, Talamantes y Tabuenca no había musulmanes prácticamente (aunque en Calcena está la llamada Peña de los Moros, en la que existe la teoría de que vivió una comunidad musulmana) y fueron de colonización exclusiva cristiana.

Algunos de los pueblos pertenecieron desde el primer momento a Ordenes Religiosas y Militares importantes con grandes privilegios. El Monasterio cistercense de Veruela fue fundado por monjes del otro lado del Pirineo en 1141 y favorecido por los reyes que estaban entonces apoyando la reforma del rito e introduciendo clérigos francos. Hasta tal punto era protegido por los reyes que en 1260 recibió el cuerpo del infante Don Alfonso, primogénito de Jaime II. Tenía numerosos privilegios reales y el señorío de los pueblos de Litago, Vera, Alcalá, Bulbuente, Ainzón y Pozuelo.

Los primeros datos de la historia de Trasobares se remontan al siglo XI, cuando estaba formada por unas cabañas u hogares. Y fue entonces en el año 1092 cuando el Rey de Aragón Don Sancho Ramírez, para evitar los controles y las avanzadillas de los árabes, quiso atravesar «a hurto y con recato» estas tierras para pasar a Castilla. Perdido en la noche oscura, entre malezas y bosques de pinos y encinas, divisó al filo de la medianoche una luz rutilante, entre la que destaca una imagen de la Madre de Dios, cerca precisamente de una sen-

 

 

 

 

 

Continua en el eco 15 pagina 13

Vaso Campaniforme hallado en la Cueva Honda de Calcena

dominación visigoda que modifica poco la situación decadente del final del Imperio Romano. Con la invasión árabe, una familia noble hispano-visigoda, dueña de Borja, acepta los nuevos dominadores y se convierte al mahometismo. Esto hizo que poco a poco el elemento nuevo racial árabe-berebere colonizara la región, que presenta, al llegar la reconquista, una situación no muy diferente de la organización que traen los cristianos.

En 1119 Alfonso 1 el Batallador conquista Tudela, Zaragoza y Tarazona. Toda nuestra región pasó a manos de los cristianos pirenáicos. Eran pocos en número en relación con los moros, no fue un aluvión que asoló, ni siquiera transformó la región. Se modificó la organización jurídico-social, pues los cristianos trajeron sus fueros y costumbres, varió la ruta y gustos del comercio, pero se modificó poco la población y la economía agrícola y ganadera. Pocos en número los conquistadores se limitaron a poblar los núcleos

     

página anterior