Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 15

página 14

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

dor, fueron siempre objeto del mayor cuidado y al mismo tiempo los más privilegiados. Sus productos, en general hortalizas, estaban excluidos del pago de diezmos a la iglesia en los pueblos de cristianos y en los de población musulmana se pagaba al señor sólo un «treudo», es decir una cantidad fija, sin que tuviesen que entregar el 1/6 y 1/8 de la cosecha como era normal, tratándose de los productos de la huerta. Las causas de estas ventajas económicas en el cultivo de los huertos era su finalidad casi totalmente casera, de consumo privado de la familia que lo cultivaba.

Su emplazamiento no ha variado. Como ahora, la mayoría han estado siempre situados cerca de las casas del pueblo.

Los cultivos de la huerta: La huerta se cultivaba siempre sin interrupción año tras año. Ignoro cuando comienza el ritmo cáñamo-lino-cereal, pero desde luego es muy antiguo, es anterior a la conquista cristiana del siglo XII, pero ignoro cuando habrá que remontarse más para encontrar su origen. Duró hasta finales del siglo XIX. Primero desapareció el lino, con lo que quedó ya roto el ciclo y poco después el cáñamo, pues la invasión de los tejidos catalanes de algodón arruinó los tejidos regionales de lino y cáñamo. Con ello se rompió un ciclo que duró más de un milenio y sólo quedó el cereal que comenzó a alternar con los nuevos cultivos que se adueñaron de la huerta: la remolacha, la patata, el maíz, la alfalfa, etc.

Los cultivos de orillada: son las tierras pobres cascajosas que se extienden en la periferia de la huerta. Aunque la extensión regada ha variado poco desde la llegada de los cristianos, la parte destinada a olivo y vid en este regadío eventual, ha sido diferente a través de los siglos, en toda la región, aunque en el Somontano 

aparece como cosa totalmente nueva el cultivo de la vid en los siglos XIII y XIV. El cultivo del olivar se da en Trasobares y algo en Tabuenca.

El monte o secano: existía en toda la zona y su función principal era la ganadera. En el Somontano Sur están Talamantes y Añón, pertenecientes al Huecha y Purujosa, Calcena y Trasobares a la cuenca del Isuela, ya casi pueblos de montaña. En todos ellos aparece un predominio absoluto del erial-matorral-bosque, y una pequeña faja de cereal secano que se ensancha a medida que se desciende valle a bajo en el Isuela. En Trasobares el pueblo está situado más al sur, aparece una pequeña extensión de olivar.

CALCENA:

4.000 cabezas lanar y cabrío.

1.000 cabezas de cerda.

1.100 cabezas de ganado mayor.

TRASOBARES:

2.420 cabezas lanar y cabrío.

TALAMANTES:

2.757 cabezas de ganado lanar.

1.000 cabezas de cerda.

TABUENCA:

8.000 cabezas de lanar y cabrío. 

Un auge ganadero lo proporcionó, en algunos pueblos del Somontano y de la montaña, la tala feroz de todos los bosques del Moncayo y sus estribaciones.

 

 

DISTRIBUCION DE CULTIVOS EN CADA MUNICIPIO

                     CEREAL                                ERIAL

MUNICIPIOS         HUERTA       SECANO        VINA      OLIVAR       MONTE

PURUJOSA                0,3%               7,5%              0,5%             ---                91,7%

CALCENA                 0,8%             10,2%              5,5%              ---               83,5%

TRASOBARES         1,0%             22,5%              3,5%            0,5%             72,5%

TALAMANTES       4,0%             16,5%              2,0%             ---                 81,0%

TABUENCA              0,5%              2,7%             10,5%           1,0%              61,0%

 

 

En lo que se refiere al efectivo ganadero debo citar a Calcena, uno de los pueblos más ganaderos después de Tabuenca, con el bosque más extenso de encinas para alimentar ganado de cerda y con dehesas boyales, tenía unas 4.000 cabezas de ganado lanar y cabrío, cerca de 1.000 cerdos como Talamantes con cuyo término limita y más de 1.100 cabezas de ganado mayor. Por tanto la distribución de ganado en el Somontano Sur era la siguiente:

 

PURUJOSA:

600 cabezas del pueblo.

3.000 cabezas forastero (verano)

100 cabezas bovino.

300 cabezas de cerda.

 

Extensos bosques encinares, robledales, enebros, pinares, etc., de Talamantes, Purujosa, Calcena, Trasobares... se talaron en poco tiempo para hacer carbón. Desapareciendo definitivamente los rebaños de cerdos, pero el ganado lanar pudo tener unos pastos exuberantes los primeros años. Luego, los arrastres de la lluvia fueron esterili­zando estas tierras hasta convertirlas en unos pastos de mediana calidad. El golpe final lo dio la gran roturación del primer tercio de nuestro siglo, sobre todo durante los años que siguen a la primera guerra mundial, a partir de 1917. Con esta última roturación, con la casi desaparición de la remolacha en el regadío que

 

continúa en el eco 16 página 14

   

página anterior                                                                                         página siguiente