Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 15

página 9

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

Cuando un miembro de la "Asociación" nos habló de la revista "El Eco del Isuela" y nos animó a escribir alguna historia o anécdota que supiéramos, nos decidimos a contar una pequeña historia de nuestros días y que con permiso de nuestro abuelo, Cristobal ("Tirulas"), nos atreveríamos a titular:

fabricación hasta Calcena. Se realizó con la potencia de un DAF 400 que cuidadosamente conducían Jesús Tello y Tomás Cisnos.

 Tras examinar cuidadosamente todos los posibles accesos a Calcena, el transportista decidió afrontar la aventura de llegar hasta el pueblo (la bañera pesa unos 55 toneladas y tiene 3 m. de ancho) por la carretera de Soria. Al pasar por la Cueva de Agreda la carretera comenzó a estrecharse y el camión tuvo problemas de paso que se solucionaron tomando una `pista forestal poco antes de llegar a este pueblo. Pasamos la Cueva, no sin tener que maniobrar en la pista, y la segunda gran dificultad consistió en las cerradas curvas y pronunciadas rampas que existen en Beratón. Pero debido a la pericia de los conductores todos los problemas  de paso fueron solucionándose sobre la marcha y la gran "bañera" llegó hasta la Ujosa. Una vez aquí y para colocar el puente, la maniobra requería la fuerza y precisión de las grandes gruas (una PPM de 70 Tm y una Demag de 100 Tm), manejadas por Fidel Tabuenca y Gregorio Gil. Las maniobras de colocación del puente se aprecian mejor en las fotos expuestas en las escuelas.

        Ya finalizado este relato, que esperamos haya sido de vuestro agrado, os animamos desde esta revista que escribaís alguna historia.

        También desearíamos realizar un sincero y humilde homenaje a Cristobal, Darío y a todos aquellas personas que colaboraron en que el pueblo de Calcena estuviera lo mejor comunicado posible.

Fidel y Luis Miguel Tabuenca Pérez

 No es por hacer propaganda, pero creemos que es justo decir que todos los medios utilizados para la realización de este trabajo pertenecen a la empresa EBROLIFT S.L.

 

HISTORIA DE UN PUENTE CON TRES GENERACIONES

             Alrededor de los años cuarenta se construyó un puente justo encima de la Fuente de la Ujosa (fuente sobradamente conocida por todos vosotros).

Este puente se hizo gracias a la fuerza humana y los materiales de la época que con el transcurso del tiempo se han ido deteriorando paulatinamente, llegando incluso a poner en peligro la circulación sobre dicho puente. Esto se solucionó en el año 1996 gracias a una gran "bañera" que fue construída en la Fábrica Pujol que se encuentra en Mollensa (Lérida). La citada "bañera" fue transportada desde el lugar de su

 

 

RITOS Y COSTUMBRES DE CALCENA**********************

 

   Voy a intentar contar cómo eran algunas costumbres en Calcena. Aunque pienso que otros podrían hacerlo mejor que yo, pienso que más hace el que quiere que el que puede.

 

Comenzaré con el Jueves Lardero en el que se iba a comer "el palmo" de chorizo o longaniza a la Ojosa. Luego le seguía el día de San Jorge cuando se comía "la clueca", torta con un huevo o dos encima, según la gana de quien se la iba a comer. La torta de los hombres se llamaba "cornijuelo" y se hacía con la misma masa, aunque con otra forma y metiéndole chorizo, costilla de cerdo o longaniza. El día de San Juan se comía queso, aunque esto no estaba tan arraigado.

   Cuando un forastero venía a festejar con una chica del pueblo, por llevársela  tenía que pagar "la manta". Cada uno daba el dinero que quería o podía.

   Otra costumbre que había en Calcena era que cuando se celebraba una boda, los mozos iban a rondar a la puerta de los novios y estos les daba  "el botifuera" que era una torta de las que se habían hecho para la boda, pues antes se celebraban en casa y no en un hotel como ahora. Cuando en la pareja de recién casados uno era viudo se les iba a dar "la cencerrada" con todos los esquilos y cacharros que se tenían al alcance. Allí se estaba hasta la madrugada o hasta que caía un jarro de agua bien fresca.

   En carnavales no se cuantos días se hacía baile tarde y noche. Cada uno se disfrazaba con lo que tenía del abuelo o la saya de la abuela, a quien estabamos esperando que se durmiera para cogérsela y disfrazarse. En lo religioso no quiero entrar y lo dejaremos para otros que tendrán mucho que decir y entenderán de eso más que yo.

 

Vitoriana Tormes

página anterior                                                                                         página siguiente