Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 16

página 16

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

OTRAS INDUSTRIAS:

Los desniveles rápidos de los barrancos del Moncayo hicieron surgir pronto una serie de aprovechamientos eléctricos. Dos causas contribuyeron a que los resultados y las fábricas hayan sido muy modestas. La escasez de caudal ya que se trata de barrancos muy diseminados, que sólo en el llano llegan a juntarse cuando ya han dejado de ser aprovechables, y los derechos antiguos de riegos que impiden la reunión de los barrancos en un salto común donde era posible y obligaban a una serie de condiciones respecto a su regulación.

La producción eléctrica era pues, muy modesta, las primeras fábricas en fundarse fueron:

Electra Turiaso, fundada en 1895, que explotaba un salto de agua del Queiles en Los Fayos de 36 m. de altura en sus comienzos y de 40 m. en 1945 con 1.500 l/seg. que suministraba 400 kilowatios a Tarazona y a varios pueblos del trayecto.

Central de Añón, sobre el Huecha con 350 l/seg. y 21,43 m. de salto. Producía sólo 55 kilowatios, comen­zó en 1902.

Electra de Vozmediano, fundada en 1905, contaba entonces con 17 m. de salto y 1.125 l/seg. en el Queiles con una presa de 475 m. de canal, con 300 HP daba luz a varios pueblos de la región. Después se amplió extraordinariamente hasta 1.350 kilowatios con 102 m. de salto y 2.000 l/seg.

Electra Trasobares, de Querol y Cía., fundada en 1911, 300 l/seg. y 12 kilowatios, daba luz a Tabuenca, Trasobares y Talamantes. 

LA POBLACION:

En las parroquias comienzan a inscribirse los bautismos a principio del siglo XVI antes del 

Concilio de Trento, que obligó a todas las parroquias a registrarlos. Coincide naturalmente con el número de nacimientos en los pueblos de cristianos y lo mismo en los pueblos de moriscos, al menos donde viven juntos, pues se les obligó a convertirse en el siglo XVI. En cambio no son utilizables los registros de defunciones por la costumbre de no inscribir a los niños y esto en una época en que la mortalidad infantil era extraordinaria. Las listas de nacimientos, aunque no nos dan la población absoluta nos marcan con sus fluctuaciones un medio excelente para conocer movimientos demográficos desde el siglo XVI.

Un caso especial es la fluctuación de la población de Calcena, con una población en 1610 de 1.600 habitantes (y había sido superior) en un término áspero poblado de densos bosques de esa época y casi sin tierras roturadas. Dos recursos fundamentales poseía el pueblo que provocaban el flujo y reflujo de la población. Las minas de plata de su término en el barranco llamado de « Val de Plata» y los paños que se fabricaban en sus telares aprovechando la abundante lana de los ganados del Somontano. Si las minas se inundaban, caso frecuente, la emigración era necesaria. Cuando Labaña visitó Calcena y le asignó una población de 1.600 almas a principios del siglo XVII, nos dice: «que los pozos de las minas de plata, cobre y estaño estaban en esos 

años arruinados unos y aguados otros». (Juan Bautista Labaña, Lisboa 1550 -Madrid 1624. Notable científico portugués, que recorrió Aragón para realizar su conocido Mapa. De su extensa obra están relacionados con nuestra región su Mapa y su Itinerario de Aragón).

La población, aunque tan elevada todavía, había decrecido mucho en esos años por la ruina de las minas. En el archivo parroquial figura una media de 63,2 bautismos en el dece­nio de 1.590-1.600 y en el 1.611­1.620 era de 54,8. No se debe el descenso a la expulsión de los moriscos, pues sólo había dos, y se indica que se les expulsó.

En aquellos años casi todos los vecinos eran fabricantes de paños (300 frente a 20 labradores). Probablemente la industria de paño fue una solución a la crisis de las minas realizada por gente emprendedora. La existencia constante de una población flotante por causa de las minas se puede ver en alusiones parciales. Así en 1603 los libros parroquiales señalan la visita del Obispo y comentan: «Se encarceló algunos, se corrigieron vicios..., de los cual necesita más este lugar que otros por la gente extranjera que a él acude». Los apellidos de las partidas de bautismo indican, por esa época, procedencia muy diversas y las fluctuaciones en el número de bautismos son a veces extraordinarias.

 

POBLACION

AÑOS

MUNICIPIOS         1495       1610       1711/60       1781       1860       1950

PURUJOSA             145         175             140            120          444         396

CALCENA               570       1600           1140          1085        1294        764

TRASOBARES      380         750             815            880          750         985

TALAMANTES      155         400             270            493          537         407

TABUENCA           295          650             940          1060        1240       1293

   continúa en el eco 17 página 15

     página anterior