Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 19

página 5

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

CALCENA YA TIENE CALLE EN ZARAGOZA

En el Pleno de 27 de mayo de 1999 el Ayuntamiento de Zaragoza acordó designar con el nombre de "Villa de Calcena" el viario situado dentro del Parque "Miguel Primo de Rivera" que tiene entrada por el Paseo de Renovales y salida por el Paseo del Canal. El lugar es muy bonito pues pasa por debajo del Batallador y rodeado de jardines y pinares llega hasta 

 

el Canal Imperial. El que Calcena tenga una calle (o viario) en Zaragoza es posible porque tras la solicitud de la Asociación Cultural, los calcenarios que trabajan en el Ayuntamiento han ido siguiendo los trámites. Es importante que allá donde trabajes pienses si puedes beneficiar a tu pueblo.

ADIÓS A UN AMIGO: CARLOS ZARAZAGA

 

            Llegó a Calcena junto a su hermano Saturnino hace aproximadamente 10 años, inmediatamente después de que lo jubilaran de Altos Hornos de Vizcaya, empresa con la que recorrió trabajando la geografía española y algunos países de Extremo Oriente. Buscaba un lugar tranquilo donde disfrutar de la vejez y lo encontró aquí.

            Durante varios años hizo de fontanero, y de lo que hiciera falta. ¡Cuántas veces terminó lleno de barro por reparar una avería de agua junto a nuestro alcalde!. Huelga decir que sin cobrar nada. Sin duda que por éste y otros muchos motivos estamos en deuda con él.

            Aún parece que lo estoy viendo en su taller del Cortijo soldando la reja de la restaurada ermita o con su bolsa de herramientas y sus perros dirigiéndose a la casa de algún vecino al que le goteaba el grifo.

            Si se sienten todas las muertes que afecten a los escasos vecinos de nuestro pueblo, en su caso no faltan motivos, pues además de ser aún joven, había conseguido hacerse un hueco entre nosotros que será difícil de llenar.

            Creo que somos muchos los que reconocemos su valía y el mejor homenaje que podemos hacerle es tenerle siempre en nuestro recuerdo. Desgraciadamente, apreciamos más las cosas cuando hemos dejado de tenerlas

            José Luis Royo

página anterior                                                                                         página siguiente