Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 20

página 15

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17 18 19 20

 

en la disminución de los censos de las razas autóctonas y en la desaparición de muchas de ellas. Frente a las razones productivas y económicas que propugnan la sustitución de las razas autóctonas, se pueden contraponer todo un conjunto de motivos para su conservación, que van desde el uso de recursos no aprovechables para el hombre y la integración de estas razas con el medio ambiente, hasta la salvaguarda de un patrimonio genético.

            En el caso de la Raza Moncaína, cabe incluir además el hecho de que no existe alternativa ganadera para el aprovechamiento de las zonas donde se alimentan estos animales, las ovejas no entran o lo hacen muy poco en los montes donde se alimentan las cabras. En poblaciones que poseen una superficie considerable de este tipo de montes, la existencia de explotaciones de cabras supone un factor importante para el asentamiento de la población rural, sobre todo si no hay otro tipo de opciones.

                                                                          La Raza Moncaína ha pasado de contar con unos censos apreciables hace apenas cincuenta años, a encontrarse al borde de la desaparición como raza en estos momentos. Nada se ha hecho por impedirlo, al menos de una manera constante. Sin embargo   algo   parece   estar  

cambiando,   a   la sensibilización de la sociedad y de la propia administración por la conservación de razas autóctonas, se ha sumado el interés de algunos ganaderos y veterinarios por, al menos, conservar lo que tenemos y por conocer más a fondo las características de esta raza.

       De los primeros estudios, se desprende la conclusión evidente de que se trata de una raza en una situación muy peligrosa, apenas se han localizado 500 ejemplares, localizados preferentemente en la cara sur- sureste del Moncayo, en la Comarca del Aranda y centralizadas en la localidad de Aranda de Moncayo.

       Toda esta zona es mucho menos conocida y menos desarrollada que la vecina Comarca de Somontano de Moncayo, hacia la que mira siempre que se habla de este pico y que esta situada en su cara Noreste.

Quizás esta situación, negativa en muchos otros aspectos, ha permitido que se conserve en un aceptable grado de pureza algunos ejemplares de la raza Moncaína, llamada también Raza Moncayo o Cabra del Moncayo. Debemos realizar un esfuerzo entre todos para conservar los pocos ejemplares que aún quedan, y ello por muchas razones, entre las que se encuentran razones culturales, historicas y de mantenimiento de la tradición de la zona.

 

**********  ¿UN IMPOSIBLE?  **********

 

Rafael Bardají         Un pueblo que no ama a su cultura, su patrimonio, a su historia, que no está orgulloso de su pasado y que no busca en estas señas de identidad el medio para proyectarse al exterior, es un pueblo que no cree en su futuro.

                

San Roque nació en Montpellier (Francia), quizás alrededor de 1295. Parece ser que hizo muchas peregrinaciones a Roma y que ponía especial empeño en curar a los apestados. Por eso, a partir del siglo XV su culto se extendió por Europa, invocándosele como protector contra la peste. No sería raro, que como consecuencia de la peste que asoló Calcena en 1653 se le construyera una ermita, cerca de la Ojosa, para pedir su protección.

La ermita de San Roque, propiedad del municipio de Calcena, aún la podemos contemplar, pero quizás no por mucho tiempo, dado el mal estado que se encuentra. Aunque en nuestro pueblo tenemos experiencia en ver desaparecer, poco a poco, nuestro patrimonio,

 

en la Asociación Cultural se ha despertado una inquietud, un imposible, intentar que no se hunda; intentar arreglarla, no sabemos cómo. En Semana Santa se convocó mediante la megafonía una asamblea para tratar el tema. Lo que único que se sacó en claro de esa reunión es que la idea es difícil, costosa y que serían precisas más colaboraciones. Ya veremos si se lleva a cabo. Por lo pronto, sabed que la idea ahí está.

 

 Situación actual del cabecero.

   

página anterior                                                                                         página siguiente