Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 22

página 12

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

¿FRÍO YO?, NADA DE ESO. JOSÉ LUIS ROYO

            A mi hijo Jorge le resulta difícil comprender cómo podía vivir cuando tenía su edad sin televisión (esto le preocupa mucho), frigorífico, microondas, agua corriente, coche, etc..

            Le explico que eran otros tiempos, no tan lejanos, ya que estoy hablando de los años 60 y 70, que poco tenían que ver con los actuales.

            Casi ninguna casa tenía siquiera servicio y le cuento que en casa de mis padres teníamos la suerte de tener uno "ecológico".

            Era habitual ver a los vecino salir de sus casas precipitadamente a primera hora de la mañana para dirigirse a "tirar los pantalones" en algún corral en los que a veces coincidíamos varios y casi había que pedir vez.

            Desde luego, han mejorado mucho nuestras casas desde entonces. Hoy en día estamos incorporando la mayoría de las comodidades que requieren los tiempos que vivimos, y todo aquel que reforma su casa instala una cocina bien equipada, uno o dos servicios de agua caliente, etc.. ¿Alguien se imagina una casa de hoy sin frigorífico?.

            Son varias las casas que ya disponen de calefacción, capítulo este que quería tocar con más profundidad, por aquello de que para instalarla estuve dándole muchas vueltas.

      Hemos comprobado que las casas habitadas todo el año mantienen una temperatura y grado de humedad más adecuado que aquellas que sólo son utilizadas a temporadas o fines de semana, pero por un motivo u otro, en ambos casos es recomendable una calefacción. La inversión no es tan elevada, si tenemos en cuenta que adquirir una casa mínimamente acondicionada en nuestro pueblo, hoy en día, supone un desembolso de 5 ó 6 millones de pesetas, y un sistema de calefacción requeriría aproximadamente la décima parte, o sea 500.000 ó 600.000 pts dependiendo de la superficie.

      De todos los sistemas que existen en el mercado, yo recomendaría para nuestro pueblo una caldera de gasoil, por las siguientes ventajas:

      - Combustible hasta hace poco barato y fácil de adquirir (lo sirven de Illueca).

      - Permite sacar más rendimiento a la caldera que si la alimentamos con leña.

      - Rapidez; calienta la instalación en un tiempo mínimo.

      - Permite encender a distancia mediante teléfono o con programador.

      La instalación de una calefacción de este tipo es posible en la mayoría de nuestros hogares. Sólo es necesario disponer de un lugar para la caldera (corral, cuadra,..) con salida de humos de aproximadamente 15 cm. De diámetro.

            Las casas antiguas son ideales para mantener la temperatura, eso sí, paso previo e imprescindible sería aislar adecuadamente puertas y ventanas.

 

  

 

 

 

SHERLOCK HOLMES Y DR. WATSON Jabier Pasamar

Mirad lo que puede pasar por pensar demasiado:

-Sherlock Holmes y el Dr. Watson se fueron de camping. Después de una buena cena y una botella de vino se despidieron y se fueron a dormir.

Horas más tarde, Holmes se despertó y codeó a su fiel amigo: -Watson, mira el cielo y dime que ves. Watson contestó: -Veo millones y millones de estrellas. -¿Y eso que te dice?. Watson pensó un minuto. –Astronómicamente me dice que hay millones de galaxias y potencialmente billones de planetas. Astrológicamente veo que Saturno está en Leo. Cronológicamente 

deduzco que son aproximadamente las tres y diez. Teológicamente puedo ver que Dios es todopoderoso y que somos pequeños e insignificantes. Meteorológicamente intuyo que tendremos un hermoso día mañana. ¿Y usted qué dice? Le preguntó Watson a Holmes. – Watson, ¿eres tonto o que?, nos han robado la tienda de campaña.

   

página anterior                                                                                         página siguiente