Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 22

página 15

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

 

 

 

 

 

 

 

Una Navidad sin niños. Un cuento de Marta Cañabate Valdepérez.

 Publicado el El Periódico de Aragón el día 19 de diciembre de 2000.

 

            En las altas cumbres del Moncayo se encuentra un pequeño pueblecito llamado Calcena. Está situado en un precioso valle, por el que pasa un río cuyas aguas son cristalinas como un bello y pulido diamante. Rodeando el pueblo hay rocas con forma de seres mitológico como gigantes, dragones...

            A las afueras hay huertas ya descuidadas, porque ya no hay gente joven para que pueda hacerse cargo de ellas.

            Y ese es el problema de Calcena, que no hay niños. No hay ni un solo joven que cuide las huertas, que vaya al río, que aprenda en su ya abandonada escuela y que juegue en las plazas, en las cálidas tardes de verano.

            Antes de Navidad, un misterioso hombre llegó al pueblo. Muy extrañado, preguntó a los aldeanos por qué no había ambiente de diversión y fiesta y por qué las caras de la gente no reflejaban ni siquiera un poquito de alegría. La gente le explicó que desde hacía mucho tiempo no celebraban la Navidad ya que, al no haber niños, habían perdido la ilusión. El hombre les propuso mandar mensajes a todo el mundo, para que la gente se fuese a vivir a Calcena. Les contarían lo bonito que era el pueblo y que se vivía rodeado de naturaleza. Muy entusiasmados con la idea, se pusieron a escribir cartas y estuvieron toda la noche.

            Pasados unos días, amaneció como siempre. El murmullo del viento y el canto de algún gallo anunciaban que iba a comenzar un nuevo día.

            Cuando los habitantes se Calcena se levantaron, se dieron cuenta de que no estaban solos; cientos de personas habían llegado y, para mayor alegría, muchas de esas personas eran niños y niñas.

            Muy contentos, se dirigieron hacia las nuevas gentes. Había personas de todas las partes del mundo. Se presentaron y les condujeron hacia sus nuevos hogares.

            Todo el día estuvieron preparando la Navidad. Colgaron las luces por las calles, cocinaron ricos platos típicos, montaron un belén en la plaza...

            Cuando todo estuvo listo, se dieron cuenta de que el misterioso personaje que había llegado hacía unos días y que les había ayudado, ya no estaba. Se había ido sin hacer ruido, igual que había llegado. Pero gracias a él, en el pueblo de Calcena ya hay niños y este año podrán celebrar la Navidad. Le estarán eternamente agradecidos.

            El día 6 de enero llegarán los Reyes Magos. Hace muchos años que no pasan por Calcena. Los niños le recibirán con entusiasmo, como en todos los pueblos.

La amistad.

 

Esta es la historia de un muchachito que tenia muy mal carácter.

Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la  paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta.

El primer día, el muchacho clavo 37 clavos detrás de la puerta.

Las semanas que siguieron, a medida que el aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta.

Descubrió que era mas fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de  la puerta. Llego el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día. Después de informar a su padre, este le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter. Los días pasaron y el joven pudo anunciar a su padre que no quedaban mas clavos para retirar de la puerta...

Su padre lo tomo de la mano y lo llevo hasta la puerta. Le dijo:

"has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta.

Nunca mas será la misma. Cada vez que tu pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves." Tu puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastara, y la cicatriz perdurara para siempre.

Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física.

Los amigos son en verdad una joya rara. Ellos te hacen reir y te animan a que tengas éxito. Ellos te prestan todo, comparten palabras de elogio y  siempre quieren abrirnos sus corazones.

Muestra a tus amigos cuanto te importan y envía este mensaje a quien consideres tu AMIGO,

 

Jabier Pasamar

 

***************************

 

Bendita se la luz del día

y el Señor que nos la envía;

tenga usted muy buenos días.

 

página anterior                                                                                         página siguiente