Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 23

página 4

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

Como sabéis, El Eco del Isuela pretende tener informados a los calcenarios de los temas de actualidad que afectan a nuestro pueblo. Uno de ellos, y que continuamente aparece en la prensa, es la comarcalización de Aragón. Ya en el año 1999 publicamos una “entrevista” con el primer presidente de la Comarca del Aranda, Manuel Saldaña. Ahora, nos hemos dirigido al actual presidente y Alcalde de Illueca, José Javier Vicente Inés. De paso, hemos aprovechado la oportunidad para pedirle que se acuerde de Calcena en las decisiones que tome como Presidente. Agradecemos a José Javier Vicente que nos haya enviado su colaboración.

CARTA PARA “AMIGOS DE LA VILLA DE CALCENA”

 

Amigos de Calcena:

Quisiera en este mi primer contacto, pero no último, seguro, explicar cuales fueron los pasos y los motivos que nos embarcaron en su día en la lucha por conseguir el reconocimiento a nuestra comarca. La Comarca del Aranda.

Quiero antes de entrar en el detalle de mi explicación, agradecer a todos y cada uno de los alcaldes de nuestra comarca el esfuerzo y la gran capacidad que han demostrado para sacar adelante un proyecto que seguro hoy, no somos conscientes del gran paso y los grandes logros (infraestructuras, servicios, equipamientos, etc.) que hemos conseguido. Pero, lo que es más importante todavía, estos logros garantizan el futuro de nuestra Comarca y sus habitantes.

Los motivos que nos lanzaron a iniciar los trámi­tes fueron variados, pero efectivamente había algunos que prevalecían sobre otros que no hacían sino confir­mar el camino que debíamos comenzar a andar. Soy una persona optimista, que gusta mirar hacia el futuro más que recordar el pasado, pero no seríamos justos, si en este proceso y en estos momentos no recordáramos la figura de D. Marcelino Andaluz Vergara, de todos conocido y de todos recordado. Él fue, y no otro, el que inició esta afortunada andadura; su talante soñador le hacía albergar esperanzas que algún día se iniciase los trámites del proceso comarcalizador. Lamentablemente no llegó a disfrutar ni siquiera los primeros debates de la Ley de Delimitación Comarcal. Vaya pues para nuestro, siempre querido Marcelino, nuestro reconocimiento, y ofrecerle este logro como suyo.

En 1993 se promulga la Ley de Comarcalización aragonesa, que entre otras cuestiones, regula el procedimiento de aprobación de la delimitación comarcal aragonesa. Era hora de comenzar a trabajar y de argumentar una antigua reivindicación que existía en nuestra zona. Queríamos que se reconociera nuestra mayoría de edad de una vez por todas, quizás alcanzada hacía ya muchos años.

El proceso comarcalizador era, sin duda, un proceso difícil por lo novedoso, pero también un proceso que genera grandes ilusiones y libera de grandes incertidumbres el futuro de los pueblos aragoneses. La Comarca del Aranda es fiel reflejo de lo que la realidad demográfica de Aragón; dos de sus municipios, Illueca con 3382 habitantes y Brea con 2019 habitantes, aglutinan a más del 65 % de sus habitantes, estando los otros 2712 habitantes desperdigados en los once

municipios restantes.

El Proyecto de Ley de Delimitación Comarcal, previo y en cumplimiento de la Ley de Comarcalización de Aragón, sufrió diversas oscilaciones y titubeos en los que respecta a nuestra comarca, la Comarca del Aranda:

en primer lugar, la propuesta del Gobierno, sometida a consulta municipal, no contemplaba la inclusión de dicha Comarca, puesto que los municipios en ella incluidos se integraban en la comarca de Calatayud.

Haciendo uso de dicha consulta, los municipios que nos consideramos con entidad propia para constituir una comarca, la del Aranda, alegamos y justificamos tal realidad, hasta el punto de que la posterior propuesta del Gobierno de Aragón, previo dictamen del Consejo local de Aragón, rectificó su postura y contemplo la Comarca del Aranda como delimitación territorial propia, independiente de la de Calatayud. Tal acuerdo del Gobierno de Aragón, fue ratificado en sesión plenaria de noviembre de 1996 celebrada en Huesca, por las Cortes de Aragón.

Fue, sin duda, el espaldarazo definitivo a la Comarca del Aranda, las Cortes de Aragón se pronunciaban y apoyaban la viabilidad de nuestro proyecto, la Comarca del Aranda. Uno de los motivos más importantes para conocer la viabilidad de la Comarca fue nuestra experiencia en la Mancomunidad. La Ley de Comarcalización de Aragón basa su principal fundamento en la prestación de servicios. La Mancomunidad había servido hasta ahora como herramienta a la hora de prestar una serie de servicios a los municipios, principalmente a los más pequeños; éstos, de no ser así, jamás hubieran tenido recursos económicos para ofrecerlos a sus vecinos. Vimos enseguida que las Comarcas iban a consolidar y potenciar estas experiencias de las mancomunidades, a la vez que abrían la posibilidad de acercar competencias, hasta hoy de la Diputación de Zaragoza y del Gobierno de Aragón, a los habitantes de la Comarca del Aranda.

Aunque administrativamente la unión de nuestros pueblos tiene una vida corta, los condicionantes socioeconómicos han hecho que la población de nuestros municipios haya participado históricamente de una serie de características comunes, diferentes a las de las comarcas vecinas. El potencial agrícola, sometido a una condición climatológica adversa propiciaron una fuerte iniciativa industrial que nos caracteriza.

   página anterior                                                            continúa en la página siguiente