Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 24

página 9

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

 

 

 

 

 

 

LAS PEÑAS – EL ALMA DE LAS FIESTAS.

José Luis Royo

Se empezaron a formar a mediados de los años 70, con lo que algunas han superado ya los 25 años de existencia.

“Los Leñas” y “Los hojarascas” no sobrevivieron, a pesar de ser de las pioneras, pero muchos de sus componentes han contribuido a formar nuevas ó se han incorporado a otras.

La mayoría, han persistido en el tiempo, con raras variaciones en la composición de sus miembros, cosa lógica si tenemos en cuenta que están formadas por grupos de amigos de toda la vida, con lazos difíciles de disolver, siendo que además la relación que se vive en las peñas contribuye a mantener dicha amistad.

Han evolucionado de la mano con la  vida. La mayoría empezaron instalándose en cualquier sitio donde se podía, casas viejas, garajes, corrales, y sobre todo en bodegas, donde actualmente empiezan los más jóvenes. Con el tiempo se han ido habilitando locales cada vez mejor acondicionados que en muchos casos nada tienen que envidiar a un bar.

Los Guindillas rompieron moldes, construyendo ellos mismos el local que actualmente ocupan, a principios de los años 80. Siguieron Los Mantas, El Salero, Palanganas, Balarrasas, Ilegales (inaugurada el verano del 2001) y actualmente está en construcción  muy avanzada la peña Los Lumbreras, que este verano será la novedad.  POR FIN “LOS SIN TECHO” DEJAN DE SERLO.

Los más jóvenes “CEDA EL VASO”, “KE-T-DEN”  y “ LOS INTOCABLES, vienen con fuerza y siguiendo la tradición han empezado instalándose en las bodegas de 

la Tahona y en un pajar del Salobral, lugares que desde luego tienen su encanto , y merece la pena visitar, pues reciben bien a todo el que se acerca con ganas de juerga.

Las peñas han participado siempre activamente en la organización de las fiestas, hace 15 años se comprometieron a aportar cada una dos miembros a la comisión de fiestas de cada año. Este hecho junto con la participación de voluntarios que sin pertenecer a ninguna peña quieren colaborar, ha contribuido a recuperar, mantener y superar cada año a las fiestas del anterior.

Aunque ninguna peña se esconde, es de destacar la activa participación de los más jóvenes “Los Intocables” , que llevan varios años entreteniendo a los peques con los cabezudos, siendo un verdadero ejemplo para los mayores.

Hoy por hoy son impensables unas fiestas sin contar con ellas, no solo por su activa participación en la organización de estás, sino por la alternativa de diversión que ofrecen. A los visitantes no deja de sorprenderles gratamente el buen ambiente que se disfruta, existe una cultura adquirida a lo largo de los años, en la que te invitan a participar en todos los sentidos, prevaleciendo siempre el respeto mutuo.

¿Quién no ha probado la sangría del pregón, le han invitado a una cerveza ó a merendado en una peña ¿. Se han creado entre otras cosas para esto y lo que persiguen es que todo el pueblo participe y disfrute. Una peña vacía y sin ambiente está condenada al fracaso.

No menos importante es el papel que juegan durante todo el año, Navidad, Fin de Año, Semana Santa y los fines de semana. Sin duda nos incitan a ir más frecuentemente al pueblo. Cualquier fin de semana es normal juntarse una docena de jóvenes, aun de distintas peñas, y hacer una merienda hasta altas horas de la madrugada.

Sinceramente aportan muchas más cosas positivas que negativas y merecen el homenaje de estas líneas. GRACIAS : Salero, Guindillas, Palanganas, Mantas, Balarrasas, Ilegales, Lumbreras, Zeda el vaso, Ke-te-den e Intocables.

Desde la Asociación Cultural animamos a todo aquel que muestre interés en formar una nueva peña, y le ofrecemos nuestro apoyo.

   página anterior                                                                                página siguiente