Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 27

página 10

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

MEMORIAS

Cuando llegué, no sabía porqué había venido aquí y gracias a algunas personas del pueblo he podido vivir recuerdos de mis abuelos “los panaderos”. Son muchas la emociones vividas durante estos siete días; las canciones “jota” que cantaba mi abuelo y los recuerdos de mis abuelos que he podido reavivar gracias a la gente que aún los recuerda.

Quisiera agradecer a todos aquellos que guardan viva la memoria de los “panaderos”.

Gracias a mi prima, a Mila, a Antonio y a Mariano, por no dejarme y ser tan atentos.

Hasta el año que viene, espero.

UN PUEBLO EN LAS VENAS

 Me gustaría transmitir desde estas líneas el deseo de una maravillosa persona, "mi madre", la cual no ha llegado a ver plasmadas en vuestra trabajada revista, sus experiencias en este Pueblo que la vio nacer y que llevaba siempre en su corazón.

Se llamaba Francisca Royo Horno, la conoceréis mejor como "Paca" la hija de Lino y de Joaquina, "los Cariñenas".

Tengo en lo más profundo de mi corazón el recuerdo de largas noches de verano sentados todos alrededor del hogar o en la fresca en donde mi madre nos contaba historias, recuerdos de su niñez, y sucesos no tan agradables que tuvieron como protagonistas a miembros de mi familia, a esos hechos son a los que me voy a referir.

Nos contaba como su tía-abuela llamada Francisca, en honor a ella le pusieron el nombre, subió una de tantas mañanas a la era, (la era de mi familia es la última que se divisa a lo alto del pueblo), estaba recogiendo el granero cuando alguien irrumpió en la estancia y brutalmente abusó de ella ensañándose con su cuerpo clavándole numerosas cuchilladas causándole la muerte. La madre de mi abuela al extrañarse de su tardanza subió a buscarla, entró en el recinto y vio restos de sangre, sin imaginarse el alcance de la tragedia, se dispuso a retirar un montón de paja que había en el suelo y cuando lo hacía sus dedos quedaron enganchados a los de su hermana descubriendo así la magnitud de tan brutal suceso. Casi en estado de enajenación corrió desesperada a buscar ayuda, la consternación y el dolor embargaron a todo el pueblo.

El asesino fue descubierto porque un pastor que había presenciado una escena, entonces sin importancia para él, fue relacionando los hechos y los puso en conocimiento de la Guardia Civil. Estaba cuidando de su rebaño junto al río y vio como un individuo se disponía a lavar su cuchillo en el agua, sus manchas de sangre, su comportamiento extraño y su nerviosismo fueron claves para delatarle.

Siento contar un suceso tan poco agradable pero es el que más me impactó, hay otras historias más agradables y entrañables que mi madre me relató aunque esas de momento me las guardo en lo mas profundo de mi alma, como la guardo a ella y como guardo a Calcena, ya que ahí pasé muchas etapas felices de las vacaciones de mi infancia. Un pueblo que se lleva en las venas, no desaparece de la memoria ni con el tiempo ni con una transfusión.

Finalmente saludo a todos los calcenarios en nombre de toda mi familia; los Royo y Horno. Felicidades a la Asociación Cultural "Amigos de la Villa de Calcena" por su maravilloso trabajo, al Ayuntamiento y en particular a su Alcalde y en general, a todas las personas que desinteresadamente hacen que se mantenga vivo ese Pueblo. Un cordial saludo de Carlos Mustienes Royo

 

Fiestas 2003. Manualidades para los niños.

 

 

 

¿Dónde está esta puerta?

 

Gracias a todos los que colaboráis con El Eco del Isuela. Si no fuera por vosotros no podría llegar hasta vuestros hogares. Enviad vuestros trabajos a la Redacción. (página 13)

            página anterior                                                                                página siguiente