Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 29

Página 13

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

LA “OTRA” CALCENADA

Una gran muchedumbre empezaba la marcha entre los aplausos de los calceneros. Al poco tiempo, en plena carretera de Purujosa, la caravana humana empezó a estirarse. Un anciano, de barba y pelo blanco, se iba quedando atrás. Cuando este animoso viejo pasaba delante del barranco de Valcongosto, próximo a Purujosa, ya se había quedado solo. Los demás participantes estaban lejos. La noche se había echado encima.

Debido a una necesidad se adentró en el citado barranco para aliviarse. Detrás de unas zarzas se puso a hacerlo. Nada más agacharse se dió cuenta que unos ojos luminosos lo estaban mirando desde un árbol. El susto y el miedo del principio se convirtieron en asombro al escuchar las palabras que le estaba dirigiendo una lechuza. Con voz firme y segura habló un buen rato.

-Estas concentraciones sólo nos crean grandes problemas a los seres de estos parajes. Animales y plantas. Aunque haya una minoría que sea consciente de nuestra existencia, la mayoría sólo piensan en sus intereses personales. Su voz fue subiendo de tono. El enfado era visible.

-Me alegro que mis amigas, las zarzas, hayan taponado la parte alta de este barranco e impidan ascender por él a los numerosos intrusos que subían hasta las Peñas de Herrera, destrozando parte del mismo y llenándolo de basuras.

-El día 1 de Enero de 2005 se abre el plazo de Preinscripción (ó Reserva de dorsal) para la IV CALCENADA - Vuelta al Moncayo 2005.

-Tenemos much@s voluntari@s para la próxima Calcenada y para el Trial de Calcena, pero sois necesari@s algun@s más. Interesad@s enviad un correo electrónico ó contactar con Mariano Miguel (sólo tardes) en el móvil 686 205 382

 

www.calcenada.com

 

El viejo canoso no podía dar crédito a lo que estaba viendo. Imposible poder contárselo a nadie. Pero no acababan allí sus experiencias.

- ¿Te has quedado muy atrás? No podrás alcanzarlos.

Ni, tampoco, tienes fuerzas para hacer todo el recorrido. ¿Quieres que te lleve?

Antes que el anciano le contestase la lechuza se transformó en un enorme animal y lo colocó encima de ella. Después empezó a volar.

Pasaron por encima de las luces de Purujosa. Luego la sierra del Tablado. El cielo era todo un espectáculo. Las estrellas brillaban de forma especial. La lechuza paró en el alto. El viajero contemplaba el impresionante cielo. De pronto, una estrella fugaz se abalanzó sobre ellos colocándose entre los dos.

- Estás en un lugar privilegiado: Borobia. Todos los años, en esta fecha del 2 de agosto, todas mis compañeras venimos aquí. Por medio del observatorio que hay en el pueblo podemos saludar a numerosos visitantes que vienen en esta mágica noche. Debes contárselo a todo el mundo. Que vengan aquí, a Borobia, en estas fechas. Verán cientos de estrellas fugaces sobre este esplendoroso universo.

Volvieron a seguir adelante. Pasaron por encima del pueblo. Luego las luces de La Cueva de Ágreda. Ya empezaba a clarear. Un último vuelo los llevó al segundo alto del recorrido. Desde el mismo se veía el otro valle. Allí mismo, la lechuza recobró su tamaño habitual y se despidió.

- Aquí te dejo. Se hace de día y no puedo seguir con la claridad. Ahora podrás seguir adelante tú sólo.

Conforme descendía iba pensando en todo lo que le había pasado durante la noche. No podía contarlo a nadie puesto que lo hubieran tachado de loco, o algo peor. Al mismo tiempo iba contemplando las impresionantes vistas que le ofrecían el Moncayo y sus alrededores.

Zonas boscosas de diferentes especies. Diversidad de picos haciendo guardia al poderoso Moncayo. Vistas de distintos pueblos al noroeste de la cordillera. Luego el paso por San Martín, Lituénigo, Litago, Álcala y Talamantes. Desde éste último va ascendiendo hasta la Tonda. Sigue yendo sólo. El esfuerzo está siendo enorme. Gracias a la ayuda recibida, su ilusión y las experiencias vividas iba a ser capaz de terminar la proeza.

Bajando hasta el barranco de Valdeplata empieza a hacerse de noche. Todo el mundo ha desaparecido. Es el último. Tiene cierto interés en ver.

página anterior                                                               página siguiente