Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 29

página 8

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

Mis Calcenadas

La Calcenada no es cosa nueva, es una aventura que los de Calcena realizaban obligatoriamente antes, con bastante frecuencia.

El trabajo  de carbonero les obligaba a desplazarse a través de los montes, a pie, y acercarse especialmente a la provincia de Navarra, para hacer carbón vegetal en sus bosques de grandes encinas. 

A mi padre le oía contar que con nueve años recorría desde Calcena a Estella (Navarra) la mayor parte del recorrido andando acompañado de sus hermanos Llevaban la familia y las herramientas para hacer el carbón cargadas a lomos de caballerías hasta los lugares de trabajo. En él estaban varios meses acompañados de sus mujeres e hijos, viviendo en cabañas hechas con leña y las ramas delgadas de las  encinas, hasta finalizar el trabajo. Los pequeños además de ayudar en  el trabajo, aprendían a leer y escribir  en el monte o en alguna escuela de  pueblos cercanos  y  algunas  mujeres daban a luz a sus hijos en el  monte o en los pueblos cerca del  lugar de trabajo, por ello, en mi familia   algunos   primos   míos  nacieron fuera de Calcena.  

Los carboneros cuando volvían a  sus casas, pasaban por Tarazona donde se compraban herramientas o enseres nuevos, especialmente camas de metal con adornos dorados, si pensaban casarse, o encargaban aquellos trajes de pana negra que lucían en las fiestas del Rosario y Santa Constancia o Santa Úrsula. 

Mi recuerdo de ir a Calcena fue hasta que cumplí los once años y más… (en 1944/1950).

Mis abuelos maternos vivían en Calcena. Eran molineros en el molino que había debajo de las fuentecillas. Disponían de una familia numerosa (seis hijos; brazos para trabajar), buen corral con animales, algunas huertas en "El batán" y varias viñas, todo bien administrado.

Mis padres nacidos y casados en Calcena iniciaron su viaje de novios con sus enseres hasta Tarazona donde fijaron su residencia, ya que mi padre se había retirado del trabajo de carbonero y trabajaba en una industria de esta localidad.

 Mis Calcenadas de entonces las realizaba de distinta manera que actualmente. Mis padres en Tarazona, la guerra, los años 40, tiempos difíciles para sobrevivir. Eran otros tiempos en los que no había otro camino que el de caballerías, a través del monte, durante ocho   horas y sin avituallamientos, cuando de niño me llevaban a Calcena a la matanza o las fiestas; en una ocasión tuve que dormir en un corral con ovejas por culpa de una tormenta.

Mis primos Fausto Miguel o Juan  Pasamar, (de grata memoria) que venían en verano, para trabajar

en la siega  y  recolección,  acabaron echándose novia aquí y luego venían a cortejar a Tarazona. Al regreso algunas veces nos acompañaban cuando, en burra o caballo, mi abuelo Faustino o mis tíos nos llevaban con mi madre y mis hermanos a pasar el verano en Calcena.

Cuando recibo “El Eco” vienen a mi memoria las fiestas que se celebraban en Calcena tiempos pasados y que eran muy populares en la comarca. Hoy quiero referirme a las que se celebraban alrededor de los años 40/45 a las que acudíamos familiares y amigos de los habitantes de entonces. Se celebraban a primeros de octubre y eran las Fiestas del Rosario.

No había vaquillas por que los tiempos no lo permitían, pero los en los pueblos como Calcena era

diferente; en las casas no faltaban la harina, había corrales con buenos pollos, conejos, huevos y cabras con leche.

Nuestras abuelas hacían un queso con leche de cabra y los guardaban en aceite para las ocasiones. En casa se amasaba el pan. Se hacían a mano tortas, bollos y magdalenas que en moldes de papel se llenaban y cocían en la Tahona y que eran la delicia de las familias en aquellos días.

Las Fiestas se organizaban alrededor de la Iglesia, la calle y la mesa familiar.

En la Iglesia acudíamos al rosario por las tardes y el día de la fiesta (Domingo del Rosario). Se comenzaba con el Rosario de la Aurora por las calles del pueblo. Luego, por la mañana, Misa Mayor con

        página anterior                                                                                   página siguiente