Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 31

página 8

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

Mi Fiesta de Calcena en 2005

 

            Durante muchos años tenia el deseo de acudir a la Misa Mayor el día de las Fiestas de Calcena, pero quería ser acompañado por mi familia, este año, he conseguido mi propósito de ir con mi familia y me he encontrado con lo siguiente.

            El pasado día 7 de Agosto y animado por La Calcenada,  nos desplazamos desde Tarazona, (mis hermanos/as, sobrina, hijos y nietos) en total doce personas, algunos todavía no conocían Calcena. A los mayores que no habían viajado nunca a este lugar, quedaron sorprendidos ante el trazado de la carretera por detrás del Moncayo, desde Tarazona por La Cueva- Beratón-Purujosa a Calcena, su gran vegetación y el paisaje de la cara oculta del Moncayo.

            A nuestra llegada, observamos que se podía aparcar con facilidad, alrededor del Albergue y a pie nos trasladamos hacia la plaza. En la puerta del bar, había algunos jóvenes sentados en el banco y otras personas más mayores se desplazaban calle arriba del barranco hacia la Iglesia.

            Nosotros, por razón de edad, buscamos el camino más llano, y a la vez, buscando la vista, que desde el muro de entrada, se aprecia del paisaje sobre la vega del Isuela. Con cierto esfuerzo llegamos a la Iglesia donde mis familiares que la visitaban por primera vez, quedaron  entusiasmados por la grandiosidad del templo Colegiata. Allí nos encontramos como siempre a nuestro querido amigo Nicolás, felizmente restablecido, que nos invita a participar en la procesión acompañando a Sta. Ursula y a la Virgen de los Reyes.

            Salimos en procesión dando la vuelta al pueblo por las calles de costumbre hasta la plaza, subiendo el barranco hasta regresar a la Iglesia.

Me pregunto -¿Dónde estaban los jóvenes de las famosas peñas? No había personas jóvenes para llevar las peanas y estas fueron llevadas por personas mayores. También faltaba representación de la Iglesia, solamente Nicolás en el altar, sin hermanos  sacerdotes acompañándole, en un momento en que su estado físico no le

permitía acompañar la procesión y las Autoridades Comárcales ¿donde estaban?

            El Sr. Obispo anuncio su visita para la tarde del domingo, pero ya era igual, que no viniera, la Santa Misa con su presencia habría sido Misa Mayor como en otros tiempos. Me gusto la Misa Baturra, muy bien por el Grupo Jotero que nos acompañó en la Santa Misa y la Homilía que nos ofreció Nicolás  recordándonos nuestra obligaciones como Iglesia que somos, y las necesidades para nuestros familiares y amigos, recordando especialmente a los enfermos que no habían podido acudir en DIA tan importante.

Gracias Nicolás tu entrega al Señor y por tu pueblo será  recordada.  ¡Siempre estas ahí!

            Nuestro agradecimiento a la Charanga que nos acompañó en el recorrido con su música que, en algunos momentos,  se parecía a una melodía que yo recuerdo de las procesiones de los años 40/50 y que interpretaban los músicos que había en Calcena con algún refuerzo de los grupos que venían a tocar en fiestas. Faltó ese pequeño concierto después de la bajada de misa en la plaza, donde nos reuníamos todos para saludarnos y nos interesábamos unos de otros. No pude evitar el recuerdo de las fiestas de los años 50; entonces había mas ambiente de familia. Pero que como dicen ahora: No es lo mismo, es distinto.

            Nuestro amigo Félix estaba cansado. No sé la ayuda que había tenido el día anterior, pero cociéndole estoy seguro que trabajó demasiado para que todo saliera bien, pero entendí que se le  habían desbordado todas sus previsiones, La Calcenada había cumplido una vez más su objetivo. ¡Hablar de Calcena! .La Cara oculta del Moncayo.

            Pero sigo pensando lo mismo. Hablar de Calcena no es conocerla, ni hacerla mejor, se necesita algo más. Algo que atraiga a personas de visita y estancia, ese Albergue debe dejar de ser un Cuartel y ofrecer comodidad a quien  solicite sus servicios.

            Para el viajero que visita la primera vez Calcena llama la atención sus  calles y la gran cantidad  de casas derruidas por el abandono en el tiempo y la desaparición de sus dueños. Pero cuando visitan la Iglesia quedan admirados de su grandiosidad y entienden que Calcena ha dejado la huella de un pasado más importante.

Cuando salga este boletín faltarán algunos meses para la Semana Santa. Pedimos vuestra ayuda para que, independientemente de las creencias, ayudéis a sacar los pasos procesionales. En caso contrario, Calcena no podrá mantener la tradición.
¡Gracias!

            Mis nietos (gemelos de 8 años) estaban ilusionados por conocer el pueblo de sus Tatarabuelos y bisabuelos, querían ver el lugar donde estaba la herrería, del Cuento del Herrero de Calcena que yo, les había contado y sacado una

página anterior                                                                continúa en la página siguiente