Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 33

página 10

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

SENTIMOS DEFRAUDAR ¡Qué buena es el agua del pueblo!

      Siempre decimos que el agua del pueblo es mejor que la de nuestro lugar habitual de residencia. Pero teníamos interés en saber realmente cómo es el agua del pueblo. Por ello, se recogieron muestras de la Fuente del Pueblo, de la Ujosa y de la Fuente Espadas (del caño). Los resultados demuestran que son aguas duras, es decir con mucho carbonato cálcico y magnésico. Mientras que la dureza del agua no tiene efectos negativos para la salud y el medio ambiente, sí

provoca otros inconvenientes como el riesgo de que se rompan con mayor facilidad los electrodomésticos, peligro de obstrucción de tuberías debido a la cal y la necesidad de utilizar más agua y jabón en la ducha diaria.

            Respecto a la presencia de gérmenes, como índice de contaminación fecal decir que la Fuentes Espadas es la que muestra mayor número de colonias de bacterias, con gran número de coliformes fecales y de Escherichia coli. La Fuente de la Ujosa no posee tantas colonias de bacterias como la Fuente Espadas, pero sí más que la de la fuente del pueblo; de dichas colonias hay gran cantidad de coliformes fecales y pocas de E. coli. La muestra de la Fuente del Pueblo es la que menor nº de colonias bacterianas tiene, siendo un 15% de E. coli y el resto de coliformes fecales y bacterias totales. La E. coli es un germen que se encuentra en nuestro intestino de forma natural, aunque determinadas “clases” del mismo u otros coliformes pueden originar cuadros diarréicos.

            Agua no potable

                   Así pues, el agua de la Fuente del Pueblo es de una buena calidad, según su analítica, pero debe de tratarse para su consumo. Las tres tomas demuestran un tipo de agua dura y reflejan la condición de aguas no potables sin su previo tratamiento.

            Es decir, según estos análisis y mientras no se demuestre otra cosa, el agua más recomendable en Calcena es la del grifo. Sentimos quitar ilusiones.

 

 

CUENTO ANDALUZ

 

Cerca de San Sebastián

estaba de centinela,

sin temor y sin cautela,

la víspera de San Juán.

Cuando observé a poco trecho

un toron como un gigante,

más grande que un elefante

que vino hacia mi derecho.

Yo que en peligro me vi,

 me colé por un reducto,

entró el toro tras de mí

y por el mismo conducto.

Salgo del reducto y ¡zas!

en una casa cercana

me metí por la ventana

y el toro siempre detrás.

De la casa, sin desdoro,

aunque el caso no se crea,

salí por la chimenea

y siempre detrás del toro

¿Qué hice entonces? me encogí

y me metí en el cañón

de mi fusil. ¡Trapalán!

y el toro detás de mí

mas no por eso aturdido

quise entregarme, leo juro.

Cuando me vi en tal apuro

me salí por el oido.

¡Válgame Cristo!¡Qué enredo!

¿Pués cómo, ¡voto a Caifás ¡

no salió en toro detrás?

..porque tapé con el dedo.

LA MEDIA MANTA

 

            Al despertar el día, con triste resignación, un mal hijo,  llamado Juan, le decía a su padre setentón:

.- Padre, aunque trabajo y lucho, hace un año enfermo estás. Padre, yo siento mucho, pero ya no puedo más. Sabes que soy un buen hijo, pero mi hacienda es escasa y en el hospital de fijo, estarás mejor que en casa.

            Así Juan dijo, y Juana, la nietecilla del abuelo, le estaba oyendo, llorando la pobrecilla. Ocultando amarga pena, dijo el yayo sonriendo:

.- La mañana está muy buena y el fría ya va cediendo. La cosa es muy natural y ya ves que sonrío. ¡Con que andando al hospital! no te apures hijo mía y tu no llores chiquilla, Metida en un rincón, mete en un lío Juanilla la manta y el chaquetón.

.- Juán, ayuda a este carcamal…

            Y así salieron los tres camino del hospital. Triste pena suspirando, al llegar junto a la ermita se apoyó el viejo temblando sobre la puerta bendita.

.- Está fresca la mañana –dijo- El sol no ha roto el hielo.

.- Ya lo estás oyendo, dijo Juán- dale la manta al abuelo.

            Las tijeras preparando, Juana a su padre miró, y la manta desdoblando, en dos trozos cortó. Arrugando el entrecejo dijo el padre:

.- ¿Vas a darle al pobre viejo media manta nada más?

.- Guarda media –dijo Juana- por si acaso sientes frío cuando te lleve mañana al hospital, padre mío.

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA CARRETERA

1.        Amarás la vida sobre todas las cosas

2.       Tomarás la carretera en serio

3.       Cumplirás las normas

4.       Mantendrás la velocidad adecuada

5.       No beberás cuando conduzcas

6.       No cometerás imprudencias

7.       No te distraerás

8.       No irás nunca sin casco ni cinturón de seguridad

9.       Respetarás a peatones, ciclistas y motoristas

10.     Velarás por la seguridad en carretera

Todas estas recomendaciones se encierran en dos:

            Amarás la vida sobre todas las cosas y la de tu prójimo como tu vida misma.

 

REFRANERO

Por San Andrés mata tu res, grande o chica como esté.

Siete cosas hubo en la boda de Antón: puerco, marrano, guarro, cochino, cerdo, tostón y lechón.

Dijo la leche al vino: .- seas bien venido, pero no uses mucho este camino.

Come leche y bebe vino, y harás de viejo, niño

.Maribel

página anterior                                                                              página siguiente