Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 33

página 14

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

Escalar en Calcena. Más de 100 vías perfectamente equipadas

            Hace unos 30 años, Calcena era frecuentada por escaladores que cuando se abrió la escuela de escalada de Morata dejaron de acudir. En los últimos dos años, el barranco de la Ojosa está revitalizándose y es frecuente ver aficionados a la montaña colgados en sus paredes. Ya hicimos mención a este renacer en anteriores boletines, pero va a más y creemos de justicia reconocer el esfuerzo que están haciendo personas que, sin ser de Calcena, están haciendo mucho por nuestro pueblo. Para ello, hemos entrevistado a Juan Carlos Romero Cuartero,  perteneciente al benemérito y excelente Grupo de Rescate en Montaña de la Guardia Civil, con destino en el E.R.E.I.M de Ezcaray ( La Rioja), natural de Illueca y que colabora con el club Pirineos de Illueca en revitalizar la escalada en Calcena.

El Eco: Juan, ¿,Cuántas vías habéis equipado?

Juan: Hemos equipado muchos nuevos itinerarios y reequipado las vías clásicas que ya existían anteriormente, superando en estos momentos más de 100 vías que cuentan con material moderno y que suman varios  miles de metros de escalada efectiva ya que algunas de ellas suman varios largos. Son vías orientadas a la escalada alpina, de alta montaña, pues tienen varios largos, con reuniones intermedias y que superan en ocasiones los 80 metros de altura llegando alguna hasta los 150 metros de escalada efectiva por lo que es necesario saber hacer reuniones, recuperar cuerda, encadenar los distintos rápeles para descender…

El Eco: ¿cómo es la piedra de Calcena?

Es una caliza gris compacta, buena para escalar; presenta una muy buena adherencia a diferencia de otras escuelas de escalada que tienen una roca más pulida y patinan mucho o otras que están formadas por conglomerados tipo Riglos en las que son frecuentes los desprendimientos y bolos sueltos. En Calcena para aumentar la seguridad, hemos limpiado las zonas inestables  y actualmente son vías muy seguras.

El Eco: ¿son difíciles?

Hay vías de todo grado de dificultad, desde vías de iniciación hasta otras de séptimo grado de dificultad; de hecho, organizamos cursos de iniciación a la

 

escalda subvencionados por la Comarca. La vía más larga es la “Teresa Ortiz” de 150 m., la mayoría son de entre tres y cuatro largos y unos 80 metros de altura y también tenemos vías de un largo de carácter mas deportivo y de entre15 a 30 metros de altura

El Eco: ¿en qué se diferencian con las de Morata?

Como ya he dicho, las vías de Calcena son más técnicas y más largas. El ambiente es mucho más de Alta Montaña, más agreste y Alpino. Además  en Morata por las características de la piedra y la masificación que sufre ha hecho que la piedra este muy pulida por el uso y es más resbaladiza en muchas de sus vías, por lo que se disfruta menos que en Calcena

Calcena, un pequeño Pirineo

El Eco: sin embargo, la gente sigue yendo a Morata

Es que está más cerca sobre todo de Zaragoza, la gente que va a Morata va y viene en el día. La carretera de Calcena es un gran problema; disuade a muchos escaladores, pero como el entorno es tan bonito, la tranquilidad que tenemos y un ambiente tan agradable y que la gente se cansa de Morata. Cada vez vendrán más. Sobre todo aquellos que vienen con intención de quedarse para pasar el fin de semana entero o parte de sus vacaciones. Calcena tiene de todo, escalada, espeleología, rutas par andar en bici de montaña, una gran riqueza micológica, senderismo… es un pequeño Pirineo, eso si con meno ruido y mucho menos masificado.

El futuro es el turismo de aventura

El Eco: ¿de donde habéis sacado el dinero?

Salvo alguna pequeña ayuda, de nuestro bolsillo. Hay que resaltar sobre todo la dedicación de Carmelo Torrijo ( El panadero de Sestrica), gran escalador y “una vieja gloria de la escalada en Aragón”, personaje clave para que esta escuela este teniendo sus frutos ya que sin él no habríamos conseguido lo que ahora disfrutamos, y  hay que agradecerle las muchas horas que ha dedicado a equipar, subiendo después de su trabajo en la panadería, contando eso si con nuestra ayuda y que ha costeado la mayor parte de los gastos de reequipación, así como el taladro necesario para colocar los seguros. Hemos dedicado dos años de esfuerzo, subiendo muchos fines de semana y tardes libres y entre todos, con esfuerzo y tenacidad hemos recuperado esta vieja escuela caída en el olvido. Nos gusta escalar, nos gusta la zona y disfrutamos colgados de las paredes. Creemos que el futuro de los pueblos como Calcena pasa por el desarrollo del turismo de aventura y es una forma de colaborar en ello. De hecho,

a mediados de septiembre hicimos una reunión en Calcena de montañeros de otras regiones. Nos juntamos unas 25 personas y comimos en la ermita de San Roque.

página anterior                                                                              página siguiente