Página de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 34

página 5

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 
EL PALMO Y EL DIA DEL ÁRBOL. FIN DE SEMANA COMPLETO

 

Como es costumbre, el primer fin de semana de marzo se celebró el Día del Árbol. Como no se había celebrado el que se ha dado en llamar "sábado lardero", aprovechamos la ocasión para comernos el palmo de longaniza o de chorizo. Se plantaron algunos olivos por el "camino alto "- ojalá dentro de unos años tenga sombra- , se podaron los olmos de la Ojosa para que tiren mejor y los alrededores de la ermita de San Roque se adornaron con unos rosales. Todos los niño@s se lo pasaron genial y fueron nombrados "voluntarios medioambientales de Calcena".

ALGUNOS PROTAGONISTAS

Javier Pasamar Lasheras. 7 años. Lo que más le gusta del pueblo son los amigos y lo que menos las cuestas.



Víctor Lasheras Millán. 3 años. Le gustan las montañas y el río.



Daniel Tormes Teller. 8 años. Le gusta venir al pueblo porque hay montañas y animales. Ha plantado dos árboles en la Ujosa y en el "camino alto".

 

 

FIESTAS PATRONALES: DEL 2 AL 7 DE AGOSTO.

 

Fermín, el "turista accidental". Ha venido al pueblo porque un amigo le invitó a pasar el día y para que sus hijos plantaran un árbol. Le parece una idea estupenda pues entran en contacto con la naturaleza y los pequeños comprueban que hay algo más que Internet. Cree que el futuro de Calcena pasa por el turismo de naturaleza y deporte de aventura. Está muy satisfecho con la atención que le han dispensado en el albergue de Calcena: buen trato, limpio y buena comida. Acaso, al estar diseñado para grupos, falta algo de intimidad para las familias; y, por cierto, bancos y perchas en los baños. Pide que se mejoren las comunicaciones.



A Félix, le parecen bien que las actividades que realiza la Asociación, pero que se hagan con orden.
Respecto a los árboles, remarca que luego hay que cuidarlos. Mucha gente le pide la llave de la ermita: jóvenes del pueblo y, sobre todo, escaladores.
Cuando era pequeño, con 10 años, los chicos y alguna chica, iban a comerse el palmo de longaniza a la Cueva Bolinchera o a la Casa de la plana. Esta casa estuvo habitada hasta hace unos 80 años. Allí vivía una familia, con sus animales.
Recuerda que en San Juan se comían un queso en la ermita de la Virgen; para San Jorge, las chicas se comían "la culeca" y los chicos "el cornijuelo" que llevaba huevos, costilla y chorizo, siendo la masa mejor o peor según las posibilidades; y para San Antón, recuerda que se iba con las caballerías a dar la vuelta a la ermita de la Virgen.

 

San Antón como era viudo; con sus barbas de conejo; dijo una buena razón; "el que no mate tocino, no comerá morcillón".

LA CASA DE LA PLANA
A través de Bernardo Royo hemos sabido que la Casa de la Plana lleva, al menos 80 años deshabitada. En ella vivió el abuelo de Bernardo, Manuel Neila, y su madre, Juana Neila Tormes.
Manuel era el guarda del monte de la Plana y allí vivía en invierno y en verano. También criaban conejos, cabras... con el fin de mejorar su subsistencia.
Bernardo siempre la ha conocido como corral, y ahora quedan escasamente las paredes. Por cierto, que para las personas que no han recorrido con frecuencia el monte, es muy difícil de encontrar.

DINERO PERDIDO
Hace casi dos años apareció por las escuelas un ordenador con el anagrama de la Comarca del Aranda. Transcurrido este tiempo no ha servido para nada; permanece desenchufado y rota la pantalla (tampoco hacia falta romperla)
Otro equipo similar permanece a la intemperie en Mesones al margen de la carretera, otro en Purujosa, y suponemos que en el resto de los pueblos de la Comarca. Suponemos que alguien tendrá la responsabilidad del dinero malgastado y del fracaso del proyecto. Puestos en contacto con la comarca, nadie nos ha dado razón.
Para ordenador bien aprovechado, el que se encuentra en la puerta del Ayuntamiento.

página anterior                                                                              página siguiente