Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 5

página 15

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17 18 19  

 

INCENDIO DE UN COCHE COMO CONSECUENCIA DE UN ACCIDENTE

 

Un coche no tiene porqué incendiarse como consecuencia de un choque, si las precauciones que hemos enumerado anteriormente están resueltas. Ahora bien, si como consecuencia del golpe, un tubo de gasolina se rompe y existe una fuente de calor, bien sea el escape, bien sea una chispa, puede producirse un incendio.

En este caso, lo primero que debe hacerse es desconectar la batería y de esta forma evitaremos un posible riesgo.

Si aún así, el incendio se produce, es muy fácil apagarlo en los primeros momentos, para lo cual debe mantenerse la calma;  abrir el capó y aplicar el extintor, si se tiene, sobre la base del fuego o bien taparlo con una manta cortando la aportación de aire o ,sino se tiene otra cosa, puede sofocarse echándole tierra, arena,agua, etc.

Existe miedo a que el depósito de gasolina explote en caso de incendio. A veces, en accidentes con incendio incluido,

 

 

 

se oye "¡tener cuidado, el depósito está lleno y puede explotar!". Generalmente, cuando el líquido fluye, en este caso la gasolina va saliendo, el fuego la va consumiendo y éste termina, bien cuando algún agente extintor lo apaga, o bien, cuando el combustible deja de existir, se ha consumido. Por lo tanto, no existe riesgo de explosión.

Ahora bien, si el depósito se queda vacío de gasolina, pero se mantiene lleno de gases y el fuego persiste, es posible (casi seguro) que el fuego, al no salir líquido, penetre dentro y es entonces cuando se produce la explosión.

Por lo tanto, no debemos temer a las explosiones, aunque sí tomar las debidas precauciones de seguridad. Los coches no explotan como estamos acostumbrados a ver en las películas.

El mejor consejo pues, es un buen mantenimiento.

 Zaragoza, 24 de Mayo de 1993.

Amadeo Lacueva

Amar

el Moncayo

 

Esta guía pretende concienciar a montañeros y excursionistas acerca de la necesidad de proteger el macizo del Moncayo. Incluye varias excursiones, tra­vesías y ascensiones al Moncayo desde sus diferentes vertientes y atravesando la sierra entre los pueblos. Se han introducido, también, unas interesantes y curiosas leyendas sobre la zona, como la de la Corza Blanca, y finaliza con varios datos prácticos sobre transporte y pueblos de la comarca.

 

«Gula Montañera del Moncayo».

Jesús Vallés. Sua Edizioak. Bilbao.

 

 

página anterior                                                                                  página siguiente