Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 6

página 12

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15  

 

EL BUZÓN

Si quieres expresar tu opinión sobre algún tema relacionado con el pueblo, no te gusta el Boletín, o quieres hacer llegar tu mensaje a todos los calcenarios, ¡no te cortes!, echa tu carta al BUZON. Remítela a: Fernando Ruiz, c/ Duquesa de Villahermosa 159, Zaragoza-50009.

 

DEMONIOS... PAPELES EN EL JARDÍN

Acaban de terminar las vacaciones estivales, como aquel que dice, y ya estamos pensando en volver a pasar unos días en esta bucólica Villa.

Todo está de nuestra parte para que el próximo verano regresemos los mismos o más si es menester, para disfrutar de unas fiestas y unas veladas agradables en compañía de la familia y de los amigos, gozar de los paseos matutinos por el monte ó incluso por las calles del propio pueblo, de unos baños en los pozos del río Isuela y de esas meriendas en la Ojosa.

¡Qué bonito! ¿Verdad?.

Todo esto está muy bien, pero hagamos una pequeña reflexión.

No hace falta ser ecologista practicante, ni simpatizante, radical ni moderado para dar una vuelta por el entorno de nuestro pueblo y darse cuenta de lo que hay.

Bueno -¿Que es lógico cuando uno va paseando por la calle con una bolsa de patatas fritas en las manos?. Si ya, primero comérselas, pero ¿y luego?.

En las ciudades nos quejamos muchas veces de que no tenemos zonas verdes, y sin embargo cuando caminamos por nuestra zona verde particular, no queremos apreciarlo o no sabemos. Creo que debemos todos empezar, pero en serio, a plantearnos el cuidar más el patrimonio que tanto cuesta mantener limpio, tampoco creo que sea necesario el empeñarse en hacer excesivas campañas de concienciación, lo que hace falta es 

 

 

poner los medios cuanto antes para no tener que llegar a situaciones irreversibles.

¿Qué cuesta, aparte de los cuatro duros que valgan, el colocar unas papeleras en cuatro puntos del Pueblo?, que no digo que tengan que ser papeleras metálicas con la mención del Ayuntamiento de Calcena y una en cada esquina de cada casa, sino cuatro bidones en cuatro puntos estratégicos del pueblo, desde luego que se iba a notar en las calles y por supuesto en un lugar tan concurrido como es la Ojosa, que todos utilizamos y que ni siquiera hay un triste cubo para echar papeles y las sobras.

Y ahora dirá el suspicaz de turno que me encargue yo de la limpieza. Señores, el que quiere puede.

El intentar tener lo que todos queremos (Calcena limpia) es un deber moral.

Un saludo.

  José Manuel González

Portugalete

   

página anterior                                                                                 página siguiente