Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 7

página 12

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

  

Santa Constancia, según la tradición, es una de las once mil vírgenes que padecieron martirio en la ciudad de Colonia hacia el año 383. De origen inglés, fue martirizada junto a sus compañeras por los hunos. El pueblo de Calcena (Zaragoza) conserva unas reliquias de su cabeza y la tiene como patrona.

Sus reliquias llegaron a Calcena a través de un hijo de esta villa, don Juan de Zornoza y Guisasa, que las recibió el día 25 de agosto del año 1595 de manos de Phillippus Huick, rector del convento de Mariekamp en la ciudad de Duislaci (Deutz), y de la abadesa Anna Werssen, en señal de agradecimiento por su protección, para que las

llevara a alguna iglesia de su patria donde fuesen veneradas. Con ellas iban las auténticas y la autorización del arzobispo.

Fue en el día 21 de septiembre de 1602 cuando don Juan de Zornoza donó a su villa natal las reliquias, entonces tenidas como de "una de las once mil vírgenes, pero sin saber cual de ellas". En el año 1604 se determinó en Calcena darles culto y celebrar su fiesta el lunes inmediato al primer domingo de octubre. En el pontificado del obispo de Tarazona don Diego de Yepes, se determinó cuál era la identidad de la mártir cuyas reliquias poseía Calcena, reuniendo el obispo todos los nombres que pudo conseguir de las once mil vírgenes y haciendo la extracción, por tres veces seguidas, del nombre de Constancia, considerándolo como indicación divina.

Posteriormente, en 1606 se mandó engarzar en las reliquias en plata, haciéndose una nueva hechura en 1653. En el año 1617 se creó su cofradía y en 1644 fue declarada patrona de la villa. En el siglo XVIII fueron hechos capilla, peana y retablo.

Don Juan de Zornoza fue capitán durante años en Flandes y Alemania y murió siendo castellano del Castillo  de Pamplona.

Sta.

Constancia

página anterior                                                                    continúa en la página siguiente