Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 7

página 3

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16

 

EL BUZÓN DEL LECTOR

AMOR Y ENTREGA

 Queridos lectores: Van a cumplirse dos años desde que apareció por primera vez nuestro boletín informativo EI Eco del Isuela” y con estas mis humildes líneas me vais a permitir elogiar la labor que están desarrollando los componentes de la junta rectora de nuestra Asociación, porque con los pocos medios de que disponen, pero eso sí con amor y entrega, van paso a paso juntamente con el Ayuntamiento consiguiendo mejoras para nuestro pueblo y lo que es más importante, por medio de dicho boletín, los que por razones de trabajo vivimos lejos, estamos informados de cuanto acontece en el pueblo; léase proyectos, anécdotas que alguien se decide a escribir, y que yo animaría a que seamos más, pero sobre todo ello, yo destacaría que contribuye a que nos sintamos más unidos los que en Calcena nacimos.

En segundo lugar, yo pediría a todos los que componemos dicha Asociación, que en definitiva somos todos los hijos de Calcena y sus familias, que la apoyemos más, principalmente los jóvenes, sean quienes sean las personas que en cada momento compongan la junta rectora, acudiendo en masa a sus convocatorias de reuniones o trabajo. Para ello, apoyo totalmente el artículo escrito por 

 

 

 

el amigo Severino en el nº 6 de nuestro Boletín, y que titula “¿Réquiem o aleluya?”, en el cual da una serie de datos que ciertamente son así y a la vez da unas cuantas ideas que poniéndolas en práctica, junto con algunas más que se podrían sacar de las reuniones, quizás podríamos conseguir que esos malos augurios fracasaran. Como él dice, Calcena puede salir adelante, consiguiendo entre todos, Ayuntamiento, Asociación..., un pueblo más limpio, con más servicios para nuestros mayores, con más medios de vida para los que allí viven, con más deseos de volverlo a ver los que vivimos fuera, para que alguien que no sea del pueblo quiera pasar unos días de descanso en contacto con la naturaleza, para que nuestros hijos y nietos puedan desarrollar las actividades que más les guste y así sentir el gusanillo de la atracción dado que ellos serán la continuidad. Un pueblo, en fin, con más vida. Con ello haremos desaparecer de nuestro diccionario particular calcenario la palabra “réquiem” y resaltará la de “aleluya”, por amor y entrega. Así, que adelante. 

José M Tormes Modrego

(Zarauz . Guipúzcoa)

 

 

 

 

Remite tus cartas a:

Fernando Ruiz Laiglesia

Duquesa Villahermosa 159

Zaragoza - 50009

 

 

 

 

 

 

 

 

   

página anterior                                                                                    página siguiente