Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 7

página 4

1 2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15 16


EL TENDIDO ELÉCTRICO DE LAS PEÑAS DE CABO

 

Seguro que muchos os habréis preguntado por esas enormes torres de luz que han colocado en lo alto de las Peñas de Cabo. Quizás opinéis que han estropeado el paisaje. Mi intención es aclarar lo sucedido.

Como naturalista dedico mi tiempo libre a estudiar, divulgar y defender la naturaleza, especialmente en mi comarca, el Moncayo.

El tendido eléctrico que une Oseja con Calcena tenía un tramo peligroso o punto negro para las aves en la zona que cruza las peñas. Entre los postes nº 134 y 135 atraviesa un collado que es muy utilizado por

Colabora

en la

conservación

de tu

PUEBLO

AA Villa de Calcena.

 los buitres en sus vuelos para posarse en los cercanos nidos. La invisibilidad de los cables, los fuertes vientos y el gran tamaño de estas aves hacían inevitable la colisión.

El problema era conocido desde hace muchos años, pero la Diputación General de Aragón no quiso saber nada. Quiero aclararos que no existe ninguna ley en nuestro país que sancione a una empresa porque una especie protegida muera en su tendido eléctrico, algo que desgraciadamente ocurre en muchos lugares. Ante este tema, y otros como los atropellos por ejemplo, nuestras especies están protegidas sólo sobre el papel. Todo depende de la buena voluntad de la empresa y del interés por solucionarlo de la administración regional.

Por ello, en octubre de 1991 la Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR)  inició  

una  serie de actuaciones intentando encontrar una solución, como desviar el trazado por otro lugar más adecuado o señalizar los cables con salvapájaros para hacerlos más visibles. Tras un estudio de los huesos encontrados pudimos determinar que al menos 12 buitres habían muerto en los últimos años.

La empresa propietaria, Eléctricas Reunidas de Zaragoza (ERZ) manifestó buena voluntad, pero se negó a tomar ninguna medida concreta. Por ello denunciamos el tema ante la DGA, prensa y revistas de naturaleza y se enviaron cartas de protesta a la empresa. Al mes siguiente ERZ nos comunica que ahora sí, que se podrían encontrar soluciones.Mientras tanto habían pasado 15 meses y otros 3 buitres murieron.

 En febrero de 1993 ERZ  sustituyó  los postes nº 134 y 139 por torretas metálicas,   eliminando   los

 

   

página anterior                                                                      continúa en la página siguiente