Pagina de inicio de Calcena

El Eco del Isuela nº 8

página 5

1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11  

 

LA MONTAÑA MÁGICA. EL MONCAYO.

 

      "Macizo-frontera entre Castilla y Aragón, techo del Sistema Ibérico, el Moncayo se levanta como un verdadero monte Ararat, espléndido, aislado y envuelto en leyendas. Enclave natural de sobresaliente importancia, sólo se encuentra protegido en una mínima proporción."

      Así comienza un reportaje publicado en El Suplemento Semanal del Heraldo de Aragón de 6 de Noviembre de 1994. Describe el habitat del Moncayo e itinerarios en coche y andando. CALCENA y su término municipal sale muy bien parado, dado que lo considera de gran interés y atractivo. Hace referencia a la Iglesia de Nuestra Señora de los Reyes, a las bodegas escavadas en la roca, el conjunto urbano, los molinos, las Peñas de Cabo, y la ermita de San Cristobal.

      En los últimos tiempos nuestro pueblo es incluído en algunas guías turísticas y, aunque no sea París y dado que hay gente para todo, seguro que acuden personas interesadas en conocerlo. Sería una pena no poder aprovechar estas visitas para aumentar las posibilidades económicas de Calcena.

      Sería tarea de todos el mantener su atractivo con acciones tan sencillas como evitar que los barrancos se llenen de electrodomésticos o basura (el 2º puente de la carretera de Oseja es un buen ejemplo), conservar el estilo de construcción del pueblo, evitar que se terminen de hundir las ermitas, viniendo al pueblo, ... Quizás sean demasiadas esperanzas.

 

 

LA CAMPAÑA DEL REBOLLÓN

 

      El pasado otoño hubo polémica por las limitaciones existentes para el acceso al pinar con vehiculos (no a pie) existiendo críticas, incluso en la comarca. Es mi opinión que las posibilidades de subsistir en Calcena son lo suficientemente limitadas como para dejar pasar la oportunidad que supone la explotación del rebollón. Al igual que a nadie se le ocurre acudir al pinar y llevarse un pino o cazar sin pertenecer al coto, considero que los beneficios económicos de la recogida del rebollón deben de quedarse en el pueblo evitando su comercialización por personas ajenas al mismo, aunque, por razones de buena vecindad, sería un error impedir que las gentes de la comarca puedan recoger setas en los montes del término municipal de Calcena para su consumo personal. El problema es encontrar la mejor solución sin molestar a nadie.

 

F.Ruiz

     

página anterior                                                                                       página siguiente